Público
Público

Mengual y Fuentes se acercan a la medalla de plata

El dúo español sorprendió con un ejercicio muy plástico y rítmico que le valió su pase a la final como segundo. El oro, inalcanzable ante el poderío de Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pareja española sorprendió con un ejercicio muy plástico y rítmico que le valió su pase a la final. El oro está casi inalcanzable ante el poderío de Rusia 

Las españolas Gemma Mengual y Andrea Fuentes han dado hoy un paso más para colgarse la plata en el dúo de natación sincronizada tras una rutina libre exigente y plástica, mientras las campeonas olímpicas, las rusas Anastasia Davydova y Anastasia Ermakova, dejaban el oro casi inalcanzable.

Bautizado como 'Flama', el ejercicio de las españolas, con traidores cambios de ritmo y una impactante puesta en escena al ritmo de ópera contemporánea, les valió un total de 98,167 puntos, con un diez entre las notas de impresión artística, y refrendó el segundo puesto conseguido ayer en la rutina técnica. Las vigentes campeonas europeas y subcampeonas del mundo terminan así la ronda preliminar en segunda posición.

Mañana en la final, que disputarán los doce mejores dúos y en la que computan las notas obtenidas hasta ahora, las españolas tendrán que repetir el ejercicio libre -el más largo de todas las competidoras con casi cuatro minutos.

Delante de Mengual y Fuentes estuvieron hoy, una vez más, las rusas, que con todo su equipo llevaban escondidas de las competiciones internacionales desde el Mundial de Melbourne el año pasado, quizás para no dar pistas a las rivales sobre sus rutinas.

Y hoy las Anastasias, actuales campeonas olímpicas y mundiales, no defraudaron. Tras el impecable ejercicio de ayer hoy presentaron una rutina libre de no demasiada vistosidad pero de imposible sincronización y ejecución técnica, con apneas interminables y sin apenas descanso entre ellas.

No en vano, ninguna de sus puntuaciones bajó del 9,9 para una rutina al compás de la Suite Peer Gynt del compositor noruego Edvard Grieg que, como en el caso de la técnica, va de menos a más para acabar con ritmo frenético, algo que las jueces siempre valoran.

El tercer lugar en el ejercicio de hoy lo compartieron japonesas y chinas, para extrañeza de más de alguno debido a la incontestable superioridad de las primeras. Terceras en la rutina técnica de ayer, las niponas Saho Harada y Emiko Suzuki presentaron un más que notable ejercicio, repleto de complejidad y aderezado por las impresionantes elevaciones de las escuela japonesa, al compás de una música original de Taro Iwashiro.