Público
Público

Messi cierra su gran año con el FIFA World Player

El argentino lo ha ganado todo en 2009. Seis títulos con el Barcelona, el Balón de Oro y ahora el galardón de la FIFA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El argentino Lionel Messi puede presumir de 2009. Lo ha ganado todo y la FIFA se lo ha reconocido este lunes con el premio al 'Mejor Jugador Mundial 2009'.

Lionel Messi, al que días antes le había sido otorgado el Balón de Oro 2009 de la revista France Football y elegido también mejor jugador por la revista 'Onze d'Or', logró un trofeo FIFA que se concede merced a los votos de los capitanes y los seleccionadores de los 147 combinados nacionales de todo el mundo.

Messi nació en Rosario, Santa Fe, el 24 de junio de 1987, y dio sus primeras pinceladas con el balón en las divisiones menores de Newell's Old Boys. Tenía apenas 13 años cuando su familia emigró a España para entrar en las categorías inferiores del Barcelona.

El internacional argentino obtuvo el galardón de forma apabullante con un total de 1.073 puntos; seguido a gran distancia del portugués Cristiano Ronaldo, que fue segundo con 352 puntos.

La tercera posición fue para el barcelonista Xavi Hernández, con 196 puntos; mientras que en el cuarto lugar quedó el brasileño Kaká, con 190 puntos, siendo quinto el también 'azulgrana' Andrés Iniesta, con 134 votos.

'Significa terminar de la mejor manera un año magnífico, para el Barcelona y para mí'

El trofeo le fue entregado a Messi por el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, en presencia del francés Michael Platini, presidente de la UEFA y que fue quien leyó el nombre del ganador.

'Deseo agradecer a los compañeros que me han votado. Es para mí un honor recibir este premio, que se da con los votos de los compañeros de otros equipos, selecciones; y esto es muy lindo', dijo Messi, nada más recoger el galardón.

El argentino, asimismo, quiso dar las gracias a su compañeros del Barcelona: 'Significa terminar de la mejor manera un año magnífico, para el Barcelona y para mí'.

Messi, que había terminado en la segunda posición en los años 2007 y 2008, sucede en el título al ahora madridista Cristiano Ronaldo, que lo logró en 2008 militando en el Manchester United.

RUT VILAR

“Lio, ¿vos qué querés?”. “Yo me quiero quedar, papá; yo quiero jugar a fútbol en el Barcelona”. Así comienza la historia de un sueño. Del anhelo de un chaval de 12 años que, obsesionado con el balón, asumió incluso la traumática separación de su familia convencido de que, algún día, debutaría en Primera. Si no podía ser en su Newell’s, sería en el Barça. Lo de ser el mejor del mundo ni se le pasaba por la cabeza.

Un colaborador de Josep Maria Minguella, agente FIFA ahora retirado, alertó al intermediario: “En las baby de Newell’s hay un chico extraordinario”, cuenta que le dijo. Ante la insistencia, y tras recibir el visto bueno de Joan Gaspart, el empresario consiguió que los responsables de la cantera azulgrana hicieran una prueba al rosarino.Messi aterrizó en la Ciudad condal en 2000 y se instaló en un hotel de la Plaza de España con su padre, Jorge. Allí esperaron a que Rexach, entonces director deportivo del club, regresara de Sidney, donde se disputaban los Juegos Olímpicos, para evaluar a Leo. Tanto se hizo de rogar Rexach que los Messi estuvieron a punto de volverse a casa sin prueba. Luego, al de Pedralbes no le hicieron falta más que cinco minutos para ver que La Pulga tenía algo “diferente”. “¡Cojones, a este tío hay que ficharlo!”, exclamó. El padre insistió en regresar a casa con un compromiso por escrito y Charly estampó su firma en una servilleta de papel en una mesa del restaurante del Club de Tenis Pompeya, que Minguella todavía guarda “en la caja fuerte de una banco”.

Al cabo de tres meses, el 10 aterrizó con su familia en Barcelona con la intención de instalarse todos, pero se toparon con un sinfín de problemas burocráticos, entre otras cosas con los papeles de los dos hijos mayores. “Yo me vuelvo a casa con ellos y Marisol (su hermana)... Aunque preferiría que regresáramos todos”, decidió la madre. Y Jorge preguntó: “Lio, ¿vos qué querés?”