Público
Público

Messi, exhausto y feliz

El argentino vacía el depósito con su selección, pero recupera el crédito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre Barranquilla (Colombia) y Barcelona hay un mundo de 8.103 kilómetros. Unas ocho horas de avión que a Leo Messi le habrían ido de perlas para descansar, se podría pensar. Erróneamente.

Porque el delantero del Barcelona, que el martes concluyó exhausto el partido que enfrentó a Argentina con Colombia en Barranquilla, no tomó un avión en el aeródromo internacional Ernesto Cortissoz con destino directo a El Prat. El argentino, como Javier Mascherano, tuvo que abordar hasta tres aeronaves para reincorporarse a la disciplina azulgrana: Barranquilla-Miami, Miami-Madrid y Madrid-Barcelona. 9.308 kilómetros y varios husos horarios.

'El avión, además, no es el mejor modo para recuperarse: la inmovilidad no ayuda en absoluto a reducir la inflamación en las piernas con la que los futbolistas acaban los partidos', señala Pedro Galilea, fisiólogo del CAR de Sant Cugat. 'Convienen los masajes, los baños de agua fresca, los estiramientos, trotar un poco o, cuando menos, caminar', añade el doctor. Entre escala y escala, Juanjo Brau, el preparador físico del Barça que siempre acompaña a Messi, quizá tuvo oportunidad de montar algún pequeño ejercicio para contribuir a la recuperación de los dos azulgrana. Especialmente para la Pulga, que concluyó el partido ante Colombia sin apenas aliento, tendido sobre el césped, mientras los fisioterapeutas de Argentina lo masajeaban.

Los aviones y el jet-lag' son los peores aliados para la recuperación

'Estos chicos, en cualquier caso, se recuperan mejor y más rápido que cualquier otra persona', asegura Galilea. 'Lo que más perturba, de hecho, es el jet-lag, especialmente cuando se viaja hacia el Este. El cuerpo y nuestros ritmos se acompasan con la luz solar; se calcula que se necesita un día por cada hora de desfase, pero ellos lo hacen mucho más rápido', añade. Seguramente por ello, Pep Guardiola decidió en la tarde de ayer cancelar el entrenamiento previsto para este mañana con todo el grupo para preparar el partido del sábado ante el Zaragoza.

Los internacionales españoles (de la absoluta y de la Sub-21) se reincorporaron en la tarde de ayer al trabajo. También Alves y Abidal, que habían competido con Brasil y Francia. Keita ya había regresado el lunes. 'Seguro que les vino muy bien sudar un poco', asegura Galilea. Messi, Mascherano y Alexis Sánchez, que jugó el segundo partido con Chile, debían reiniciar su trabajo con el Barça hoy. Todos tendrán 24 horas más de descanso. 'Así podrán reponer mejor las reservas energéticas [hidratos de carbono], que son el tercer elemento de la recuperación, y que en los vuelos apenas se pueden cuidar', señala el doctor.

Guardiola tendrá una sola sesión con todo el grupo antes del partido del sábado

La tunda, sin embargo, habría sido un auténtico suplicio para Messi de no ser porque, además de 180 minutos más de juego en sus piernas y del evidente desgaste físico, trajo consigo una victoria (1-2) tan reparadora para su selección como para él mismo. El triunfo, que encarrila a Argentina hacia el Mundial de Brasil, le reportó una tregua en la lluvia de críticas que le acostumbra a arreciar en su país. Ante Colombia, Messi se pareció un poco más al delantero del Barça. Marcó el gol del empate y participó de la jugada del segundo, firmado por el Kun Agüero.

Como le sucedió a Cristiano Ronaldo con Portugal (dos goles y la clasificación para la Eurocopa), sus compatriotas consideraron al fin que Messi se cargó el equipo a la espalda. El diario Olé lo rebautizó como el 'nuevo rey mago', junto a Higuaín y el Kun. 'Revivió Messi', tituló Crónica, justo el día que se cumplían ocho años de su debut con el Barça. Fue en un amistoso ante el Oporto y, tras el encuentro, el jovencísimo Messi dijo: 'Estaba muy nervioso, pero cumplí mi sueño; ojalá pueda seguir jugando en el primer equipo'. A fe que lo ha hecho.