Público
Público

Messi gana su duelo con Cristiano

Ambos marcaron en el Argentina-Portugal, pero ganó Argentina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En territorio neutral, Ginebra, los dos mejores jugadores del mundo dirimieron un cara a cara con la camiseta de sus selecciones. Argentina y Portugal (2-1) se encontraron en la ciudad suiza en un partido focalizado por la competencia entre Cristiano Ronaldo y Messi, justo en la semana en la que se discute si los defensas rivales son más o menos benevolentes con uno o con otro.

Como no podía ser de otra manera, las estrellas de Madrid y Barça protagonizaron el duelo entre dos equipos con mucho que mejorar después de su discreta actuación en el pasado Mundial. Sergio Batista, el seleccionador de la albiceleste, parece empeñado en lograr lo que no consiguieron ni Basile ni Maradona: sacar al mejor Messi. El azulgrana completó uno de sus mejores partidos con la camiseta argentina. De una gran jugada suya nació el gol del madridista Di María y él se encargo de transformar un penalti en el minuto 90 que dio la victoria a su selección. El primer cuarto de hora de la Pulga fue magnífico.

Cristiano Ronaldo respondió con el gol del empate. Su socio fue Nani. El jugador del Manchester United fabricó un buen centro que remató el madridista llegando desde atrás. Es el primer tanto que marca el portugués en su carrera a un equipo en el que juega su gran rival. El 7 del Madrid y el 10 del Barcelona se repartieron las mejores jugadas de la noche. El luso fue sustituido en el minuto 60 por su seleccionador, Paulo Bento. Los cambios le quitaron energía a un duelo muy vivo en la primera hora. Lo que no faltó toda la noche fueron broncas y encontronazos entre unos y otros. No fue buen día para los delanteros, que fallaron ocasiones cantadas.

Alejada la vista del resplandor de Cristiano y Messi, el partido dejó las buenas maneras de Banega en el manejo del juego argentino con Cambiasso y Mascherano como acompañantes.

Otro de los grandes partidos de la noche enfrentó a Francia y Brasil (1-0) en el Stade de France de París. Dos de los grandes fiascos de la cita surafricana mostraron que aún está lejos de encontrar su mejor nivel con Laurent Blanc y Mano Menezes. Lo mejor de un partido cargado de sosería fue Benzema. El delantero monopolizó el ataque galo con claras oportunidades. Marcó el gol del triunfo en la segunda parte y un par de ellos más pudieron haber llegado en claros remates.

Brasil mostró muy pocas cosas. Ni Pato ni Robinho tuvieron su mejor noche. Lo mismo que el atlético Elías en el centro del campo. Para colmo, la canarinha se quedó con diez hombres por expulsión de Hernanes. Imitó la patada de De Jong sobre Alonso en la final del Mundial. Esta vez el destinatario del obús al pecho fue Benzema y el castigo sí fue la roja directa.

Alemania e Italia disputaron otro clásico. Empate a uno con destacada actuación de otro madridista, Özil, al fabricar con una gran maniobra el gol del eterno Klose. Rossi igualó el duelo en la segunda parte.

La finalista del Mundial, Holanda, sigue con su buena racha al derrotar por 3-1 a Austria en otra magnífica actuación del interista Sneidjer.