Público
Público

Messi no se cansa nunca

El Barcelona golea al Zaragoza, con un tanto del argentino, un par de su pareja de centrales y un cuarto de Villa, que salió al final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni los miles y miles de kilómetros recorridos y acumulados en el cuerpo. Ni el temido jet lag. Ni siquiera todos los reflejos de Roberto, que son muchos. Cuando Messi pisa el césped del Camp Nou y tiene cerca a Cesc, el Barcelona es casi imparable. Lo fue ayer para el Zaragoza como antes lo había sido para todos los equipos que han pasado por el estadio azulgrana, escenario de 30 goles este curso. Casi la mitad (14) le corresponden a Messi. Una barbaridad. No puede esgrimir mejor argumento Pep Guardiola para no dar descanso a la Pulga, autor de uno de los cuatro tantos que ayer encajaron los de Aguirre.

El argentino es, además de insaciable, inagotable. Poco o nada se les puede reprochar a los maños, menos aún a su portero, escudo de una goleada mayor. Al ritmo marcado por Cesc, protagonista en los tres primeros tantos de los catalanes, el Barça se desplegó con paciencia, buscando los huecos que el Zaragoza acertó a tapar durante el primer cuarto de hora y que luego ya no pudo.

Los azulgrana apenas habían inquietado en un par de ocasiones a Roberto, cuando encontraron el gol. Fue en una jugada de estrategia. Una falta que se ganó Cesc en el lateral izquierdo del área maña y botó magistralmente Xavi. El cerebro la milimetró a la cabeza de Piqué. El central burló su marca y, solo, cabeceó su primer gol de esta temporada.

El tanto, muy limpio en su ejecución, despabiló al Barça. Y especialmente a Messi, que se empeñó en poner a prueba las cualidades de Roberto. Las exhibió todas el meta madrileño, exigido desde todos los ángulos, durante cinco minutos frenéticos de los de Guardiola. Lo buscó la Pulga con sus endiabladas filigranas. Y Alexis, con la potencia de sus piernas. También Maxwell y Cesc. Con los puños, las manos y las piernas, Roberto replicó impecable. Hasta que Cesc y Messi decidieron simplificar las cosas. El medio recibió de Cuenca en la frontal del área y asistió el desmarque en carrera del argentino. El control y la media vuelta de Messi concluyeron en un gol -su 15º enLiga- sencillamente delicioso.

No satisfecho con el botín, el Barça se fue al descanso y regresó de él con un par de ocasiones preciosas de Cesc. Anunciaron los goles que llegarían, pese a la buena
actuación de Roberto.

Nada pudo hacer el meta en el tercero de los azulgrana, el resultado poco ortodoxo de una buena combinación que originó de nuevo Cesc y culminó Puyol, a la segunda intentona, entre una marea de piernas. Así, para no ser menos que Piqué, su antigua pareja de baile, el capitán del Barça también firmó su primer tanto del curso. El de Villa, que sustituyó a Cesc, culminó la noche y dejó al Barça, con el deber cumplido, a la espera del Madrid.

Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Maxwell; Xavi (Thiago, m. 55), Keita, Cesc (Villa, m. 66); Cuenca, Messi y Alexis (Iniesta, m. 55).

Zaragoza: Roberto; Juárez, Lanzaro, Mateos, Paredes (Abraham, m. 79); Meira, Ponzio; Juan Carlos, Luis García (Micael, m. 46), Barrera (Lafita, m. 46); y Postiga.

Goles: 1-0. M. 18. Xavi bota una falta desde el lateral izquierdo del área y Piqué, solo, remata de cabeza al palo derecho de Roberto. 2-0. M. 42. Cesc asiste el desmarque de Messi, que controla a la media vuelta y bate a Roberto de chut raso por debajo. 3-0. M. 53. Keita atrapa un centro de Cesc en el área, asiste a Puyol y este acaba marcando tras un primer rechace de Roberto y pegar en Lanzaro. 4-0. M. 74. Villa remata de cabeza, al palo derecho de Roberto, un centro de Cuenca desde la derecha.

Árbitro: Mallenco. Amarilla a Lanzaro, Juárez, Piqué, Micael y Alves.

Camp Nou: 66.692 espectadores.