Público
Público

Messi replica con furia

Tras tres partidos sin marcar, el argentino acalla las críticas con su tercer ‘hat-trick’ del curso en sólo media hora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si la condición de una estrella se mide, como aseguran los entendidos, por su capacidad de reacción en los momentos complejos, habrá que concluir que la de Leo Messi es de un grado superlativo. Al delantero argentino le bastó ayer con media hora para silenciar el ruido generado en torno a su excelsa figura tras dos largas semanas de sequía. Enfurecido, dolido en su orgullo por tanta cháchara, Messi se enfrentó al Mallorca decidido a ratificar con hechos y goles la contundente defensa que de él había hecho Pep Guardiola. El técnico del Barcelona le había concedido un crédito ilimitado, un cheque en blanco que incluía hasta el divorcio con el gol. Messi desdeñó la letra pequeña: 30 minutos, tres goles, su tercer hat-trick.

Agradecido por los mimos del técnico, el argentino le demostró al mundo que, si alguna vez estuvo en crisis, ya la superó. No hay mejor prueba que un hat-trick cocinado en apenas media hora. Ni mejor modo de iniciar un acto de reivindicación que con un penalti, la herida que aún le escocía. Ante el Sevilla, con 0-0 y en el tiempo añadido, la Pulga había estrellado contra Varas una pena máxima. Ayer, cuando ni siquiera había transcurrido un cuarto de hora de partido, y N'Sue cortó con la mano un centro de Adriano, Messi se fue decido al punto de penalti. Colocó el balón, desafió a Aouate y lo fusiló. Alto y por la derecha. Sin atisbo de miedo o de duda. El resto fue coser y cantar.

En el Camp Nou, escenario único de sus mejores exhibiciones, la Pulga se dispuso a resolver por la vía rápida un encuentro para el que Guardiola dibujó de inicio un 3-4-3 con Xavi en la grada e Iniesta y Cesc en el banquillo. El técnico azulgrana volvió a confiar en Cuenca para el extremo derecho y el joven le devolvió el gesto con un partido a la altura y un gol, el cuarto, que fue también una pequeña obra de precisión. Messi le había mostrado el camino. En el segundo, el argentino le había enseñado cómo atrapar un centro de Adriano, extremo en el inicio, y convertirlo en gol, desde la frontal del área pequeña.

El joven Cuenca se estrena en el Camp Nou con un tanto de precisión  

No contento con ello, la Pulga amplió su lección convirtiendo en oro una asistencia con tiralíneas que había salido del pie de Alves. La pescó en marcha y la hizo gol sin dejar que el balón tocara el suelo. Fue un tanto magnífico. Media hora y Messi ya había culminado su acto de rebeldía. Del Mallorca, nada que relatar, más allá de una contra culminada por Joao Victor con un chut desviado en el inicio.

Sin oposición y cerrado el triunfo, el Barça despejó con su cuarta goleada en el Estadi todas las dudas: Alves firmó el quinto, de falta magistral, en el último suspiro. Guardiola rodó a Piqué y Puyol en el eje de la defensa, y, generoso y convencido, regaló a Deulofeu su debut en el Camp Nou.

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Abidal (Piqué, m. 46); Thiago, Busquets (Puyol, m. 59), Keita, Messi; Cuenca, Villa (Deulofeu, 63) y Adriano.

Mallorca: Aouate; Cendros, Ramis (Crespí, m. 46) Chico, Bigas; J. Víctor, Martí (Casadesús, m. 74), Tissone (Zuiverloon, m. 46); Nsué, Álvaro y Chori Castro.

Goles: 1-0. M. 12. Messi marca de penalti, por manos de N'Sue en una jugada de Adriano. 2-0. M. 20. Messi fusila a Aoute desde la frontal del área pequeña, tras un centro de Adriano desde el segundo palo. 3-0. M. 29. Alves asiste con tiralíneas y el interior del pie a Messi que, en carrera y sin dejarla caer, envía el balón al fondo de la red. 4-0. M. 49. Adriano asiste a Cuenca que, burla a Aouate con la izquierda y lo bate con la derecha. 5-0. M. 90. Alves convierte una faltas desde la frontal del área.

Árbitro: Pérez Montero. Amarilla a N'sou, Alves y Bigas.

Camp Nou: 80.635 espectadores.