Publicado: 17.08.2015 10:42 |Actualizado: 18.08.2015 19:09

¿Cómo surge el milagro de Carolina Marín?

Su hito al conseguir el segundo campeonato del mundo es comparable a los éxitos históricos de Manolo Santana en tenis o Severiano Ballesteros en Golf. El Bádminton está entre las seis federaciones con menos presupuesto en nuestro país.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La española Carolina Marín celebra su victoria en la final del Campeonato del Mundo de Bádminton en Yakarta.- EFE

La española Carolina Marín celebra su victoria en la final del Campeonato del Mundo de Bádminton en Yakarta.- EFE

Conforme van transcurriendo las horas, más histórico y heroico es el campeonato del mundo de Bádminton conseguido por Carolina Marín. El segundo consecutivo que le permite alargar un año más su reinado absoluto, además de convertirse en la primera europea de la historia que consigue esta hazaña.

La instantánea de Carolina mordiendo su medalla de oro en la pista central de Yakarta, no sólo nos recuerda el gesto de otro gran número uno como es Rafael Nadal, nos permite además viajar en el tiempo para rememorar otros gestas históricas del deporte español. Más que gestas podrían considerarse milagros si tenemos en cuenta el grado de implantación que tiene un deporte como el bádminton actualmente en nuestro país.

Podríamos decir que la onubense continúa la estela de otros grandes deportistas como Manolo Santana en tenis, Severiano Ballesteros en golf o más recientemente Fernando Alonso en la Fórmula Uno. Fueron, han sido y serán auténticos milagros de nuestro deporte logrando éxitos en deportes que no tenían entonces ningún arraigo y penetración en España.



Alonso.- EFE

Manolo Santana, hijo de una humilde familia, posiblemente nunca se habría imaginado que acabaría dedicándose al tenis y ganar Wimbledon en 1966 o Roland Garros en dos ocasiones, entre muchos otros torneos, de no ser por su trabajo como recogepelotas desde los diez años en el Club de Tenis de Velázquez, situado en una céntrica calle madrileña. Con la ayuda de un socio del club y muchas horas de trabajo se forjó el mito español. El tenis era un deporte de élite por aquellos años cuarenta, cincuenta y sesenta.

Lo mismo puede decirse del añorado Severiano Ballesteros, uno de los mejores golfistas de la historia. En este caso su tío Ramón, campeón de España, y el hecho de que su padre fuera el jardinero en el campo de golf de Pedreña, le llevaron a Seve a empezar como caddie con apenas nueve años. Los demás ya está en la historia de nuestro deporte. Hablar del golf entonces era referirse a una práctica casi testimonial en España. También sólo al alcance de los más privilegiados. Hoy en día son muchos más los practicantes del golf, si bien continúa siendo un deporte de cierto nivel económico.

Un caso parecido y más reciente es Fernando Alonso y sus dos títulos mundiales de la Fórmula Uno en 2005 y 2006 con la escudería Renault. El asturiano ha provocado esta última década un fervor desconocido por este deporte en nuestro país.

La Federación tiene poco más de un millón de euros de presupuesto donde quinientos mil proceden de la subvención del CSD

Lo que entonces lograron Manuel Santana, Severiano Ballesteros o Fernando Alonso tiene su continuación ahora con Carolina Marín. Es un verdadero milagro considerando el presupuesto, número de licencias y el grado de implantación que actualmente tiene el Bádminton en los hogares españoles.

Actualmente la Federación Española cuenta con un presupuesto anual de 1.165.810 euros. Visto así puede parecer una cantidad muy elevada pero todo se desploma si miramos el listado y la comparativa respecto al resto de Federaciones Olímpicas porque el bádminton ocupa presupuestariamente el puesto número 23 en el ránking de un total de 29 modalidades deportivas que tienen presencia en los Juegos Olímpicos.

Estamos ante unos números pírricos. Por debajo sólo nos encontramos federaciones como tiro con arco, halterofilia, pentalón moderno o lucha olímpica. El listado lo encabeza, como era de imaginar, el fútbol, que todo lo manda, seguido del baloncesto, deportes de masas con un auténtico calado e implantación dentro de la sociedad española.

Pero dejando al margen estos dos ejemplos que no pueden ser comparables, si llama poderosamente la atención la situación económica del bádminton, flamante bicampeona del mundo gracias a Carolina Marín y campeón de Europa junior en este 2015 comparada con otros deportes como el atletismo o la natación.

Sólo en ayudas el Atletismo triplica el presupuesto destinado al bádminton

La Federación Española de Atletismo cuenta actualmente con un presupuesto en este 2015 de más 8 millones de euros además de ser el deporte que más subvenciones ha recibido por parte del Consejo Superior de Deportes. Sólo la aportación del gobierno supera los tres millones de euros. Es decir sólo en ayudas el Atletismo triplica el presupuesto destinado al bádminton. Precisamente el próximo día 22 de agosto comienzan en Pekín los campeonatos del mundo que se celebran hasta el 30 de este mes. Habrá que ver el papel de nuestro país en un momento de cierto vacío y donde precisamente otra mujer, la saltadora Ruth Beitia, es nuestra gran apuesta.

En cuanto a la Federación de Natación también los datos son más que significativos. Actualmente cuenta con un presupuesto por encima de los siete millones de euros de los cuales más de tres proceden de las subvenciones que otorga el CSD junto al resto de instituciones. Es la siguiente federación por detrás del Atletismo que más apoyo gubernamental recibe. Luego sólo en ayudas también la natación triplica el presupuesto anual de bádminton. Un deporte que precisamente acaba de finalizar recientemente sus Mundiales en Kazán con un pobre papel. España sólo se ha traído la medalla de Jessica Vall en los 200 braza, notando en exceso la ausencia por lesión de la gran baza española y también mujer, Mireia Belmonte, y las medallas conseguidas por Ona Carbonell en natación sincronizada.

La Federación Española Bádminton ha recibido este año 2015 un subvención del CSD de quinientos cincuenta mil euros. Considerando que el CSD acaba de hacer oficial un incremento de un 12% de las ayudas para el próximo 2016, es de esperar que un pellizco vaya para este deporte. Pero teniendo en cuenta estos números y la realidad actual, será un incremento testimonial respecto a este 2015. Sirva como ejemplo que el incremento de subvenciones de este año respecto al 2014 ha sido de apenas doce mil euros.

El Bádminton cuenta actualmente con apenas 7000 licencias

Si económicamente ya es un auténtico milagro la gesta de Carolina Marín. Lo es aún más cuando vemos el número de licencias y clubes con los que cuenta la Federación Española de Bádminton actualmente en España. Son concretamente 6990 licencias y un total de 297 clubes repartidos por todo el territorio nacional. Por debajo de ellos sólo están otros cuatro deportes olímpicos como la Esgrima, Halterofilia, Deportes de Hiel o Deportes de Invierno. Todos ellos claramente marcados por la enorme singularidad. Especialmente los deportes de hielo e invierno dado el clima que existe en nuestro país y que claramente condiciona su posible práctica.

Si lo comparamos precisamente con el Atletismo o la natación. La primera cuenta actualmente con más de 65.000 licencias en España y cerca de 1.400 clubes. Muy cerca de estos números está la natación que tiene inscritas un total de 60.000 licencias y cuenta con aproximadamente 800 clubes. Pero incluso otros deportes olímpicos como el Judo (más de cien mil licencias y mil clubes) o Remo (supera las quince mil licencias) están por encima.

Diferencia abismal si hablamos de los tres deportes referidos desde el principio como son el tenis, golf y automovilismo. El primero cuenta actualmente con más de 85.000 licencias y aproximadamente 1300 clubes. En el caso del golf las licencias se disparan a cerca de las trescientas mil y alrededor de 600 clubes. Catorce mil son aproximadamente las licencias en automovilismo y más de doscientos cincuenta los clubes que hay en España.

Curiosamente además de esas 6990 licencias con las que cuenta actualmente el bádminton, 4275 son de hombre y 2715 pertenecen a mujeres. Si bien la diferencia no es abismal, se trata también de un deporte con más calado en el sexo masculino. Estamos pues ante un deporte que tiene una presencia testimonial en nuestro país. ¿Cuántas familias españolas lo practican?Pocas, muy pocas la verdad. Datos que magnifican aún más la hazaña de Carolina.
Desde el punto de vista de la competición de más alto nivel, son solo ochos los clubes que componen la actual Liga Nacional de Clubes de División de Honor, a los que hay que sumar los 16 de la Primera nacional.

“Bádminton Plus”

Si bien es verdad que la realidad respecto a este deporte es la que es actualmente es España, también se ha dejado notar durante este último año el arrastre del fenómeno Carolina Marín. Quizá no tanto en la base, en los más pequeños, pero si en muchos clubes amateur donde las plazas que tenían para poder practicar y aprender se han cubierto rápidamente. Algo que no sucedía años atrás donde llegaban incluso a quedar vacías.

Pero el gran reto ahora es intentar llegar a la base, a los futuros jugadores de bádminton. Y no hay mejor momento que éste, aprovechando el estímulo que supone tener en España a la mejor jugadora del mundo y a la única europea de la historia en lograr dos títulos mundiales. Por eso la Federación Española pretende poner en marcha el próximo año 2016 lo que ellos han llamado el programa “Bádminton Plus” intentando enganchar a los más pequeños, para que empiecen a familiarizarse desde pequeños con la raqueta y el “volante”. Para que igual que rápidamente salen al campo a jugar al fútbol, a practicar natación en la piscina o hacer judo con sus amigos de clase, tengan la posibilidad de poder conocer este deporte.

Un programa que cuenta también con la idea de aportar material si bien es verdad que estamos ante un deporte nada caro. Un juego de raqueta y volante sencillo para empezar a dar los primeros pasos se puede adquirir por menos de 40 euros. Este programa pretende también lograr más calado entre los adultos y que el bádminton se convierta en otra opción más para el ocio. Es el momento para conseguir que se hable de este auténtico desconocido en los hogares españoles.

Programa de Alto Rendimiento y Tecnificación

"Estamos ante la mejor jugadora del mundo en todas las facetas que requiere este deporte"

Apenas tiene presupuesto, cuenta con pocas licencias y clubes en España, tampoco goza de una implantación en los colegios y los hogares españoles; la pregunta que surge entonces es: ¿Cómo es posible que España tenga una doble campeona del mundo? ¿Cómo surge la figura de Carolina Marín?

Varias son las claves que pueden dar sentido a este milagro casi inexplicable. Primero está la materia prima de la gran campeona. Todos los expertos a los que ha consultado Público no dudan en reconocer que "estamos ante la mejor jugadora del mundo en todas las facetas que requiere este deporte. Tanto física, mentalmente como también técnicamente". Eso explica su explosión de un tiempo a esta parte y el futuro prometedor que se le avecina para los próximos años.

Pero claro esto genera una tercera pregunta: ¿Quién y dónde se desarrolla este potencial? ¿Cómo se capta a Carolina Marín? ¿Quién se fijó en ella y evitó que perdiéramos a un nuevo referente del deporte en nuestro país?. Muchas de estas respuestas están en el Programa de Alto Rendimiento y Tecnificación que la Federación Española de Bádminton desarrolla en el Centro de Alto Rendimiento de la Residencia Blume en Madrid.

Un programa que nace en el año 2006 de la mano de Fernando Rivas, entrenador de alto rendimiento. Hasta el 2005 este deporte carecía de unas instalaciones con los medios humanos y materiales necesarios para poder formar a los futuros campeones. Es entonces cuando se puso en marcha este ambicioso programa donde actualmente se trabajan todas las áreas de entrenamiento. Tanto técnico, físico, psicológico y de apoyo al entrenamiento.
Cuando este programa de tecnificación vio la luz se marcó como objetivo el intentar lograr éxitos y medallas en la cita olímpica del 2020 algo que ya se ha encargado de pulverizar Carolina Marín adelantando seis años la fecha prevista.

Carolina Marín.- EFE

¿Y cómo llega la propia Carolina a este programa? La onubense desembarca en Madrid con apenas 14 años y después de sobresalir claramente en la liga que disputaba en su equipo de toda la vida, IES la Orden de Huelva. Ese talento no pasa desapercibido para los técnicos del centro de alto rendimiento que deciden traérsela a la capital de España para que se incorpore a formar parte de este programa de alto rendimiento. Salvo alguna aparición testimonial en una liga de India, Dinamarca o Francia; Carolina se ha preparado durante todos estos años exclusivamente pensando en el Circuito Mundial. Gracias a este programa, las becas del CSD y curiosamente al acuerdo que LFP tiene con Thailandia dentro del World Challengue Tour, Carolina Marín pudo preparar en Bangock su primer oro mundialista. Allí estuvo tres semanas entrenando junto a la tailandesa Intanon Ratchanok.

Este doble campeonato del mundo ha venido precedido de otros grandes éxitos como el Campeonato de Europa Junior en el 2009 donde se convirtió en la primera jugadora de bádminton en ganar una medalla de plata. Ese mismo año logró el oro en los Campeonatos de Bádminton Sub17. En el 2011 repetía oro en el Campeonato de Europa Juvenil. Lo demás ya se conoce.

Carolina apuesta por futuras "Carolinas"

Así pues este Centro de Alto Rendimiento y Tecnificación y el "fenómeno Carolina" dejan abierta la puerta a la esperanza para que en el futuro salgan nuevos campeones o campeonas pese al escaso calado, pequeñísimo presupuesto anual o el reducido número de licencias o clubes existentes actualmente en España. De hecho es la propia campeona del mundo la primera en apoyar esta causa. Y lo hace de la mejor manera que puede, y es llevando patrocinios, marcas al Bádminton.

El pasado mes de abril de este mismo año la deportista española firmaba un acuerdo con la empresa español de aceite Carbonell convirtiéndose en la embajadora de la marca en todo el mercado asiático. Un patrocinio que también tiene su repercusión en la propia Federación.

Según los datos a los que ha tenido acceso Público, el acuerdo es de 500.000 euros y comprende hasta el año 2018. De esa cantidad total, cerca del 65%, (unos 325.000 euros) van íntegramente a la deportista española mientras que el 35% restante (17.5000 euros) se destinan a la Federación de Bádminton para potenciar el deporte desde la base. Sin duda un gran gesto de Carolina que demuestra que no hay mejor forma que predicar con el ejemplo. Veremos si este nuevo título mundial acerca a nuevas marcas a este deporte.

Pero esto sólo lo dirá el tiempo y los futuros logros que vayan llegando en nuestro deporte. De momento está claro que asistimos a un auténtico milagro unido a los genes de Carolina Marín. Sólo así se puede explicar que España pueda presumir de poder tener a la doble campeona del mundo. Carolina ya forma parte de la historia junto a otros grandes como Manolo Santana o Severiano Ballesteros al lograr dar fama y reconocimiento a un deporte totalmente desconocido para la sociedad española.

Etiquetas