Público
Público

Un milagro para llegar a Wembley

El Barcelona necesita una goleada histórica ante el Bayern de Múnich para remontar el 4-0 por el que cayó en la ida. Los azulgranas apelan al orgullo y a la aparente mejoría de Messi para soñar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como si de una pirueta circense se tratara, el Barcelona intentará esta noche (Canal +, 20:45 horas) el más difícil todavía para darle la vuelta a una eliminatoria ante el Bayern de Múnich que tiene muy cuesta arriba, tanto como los cuatro tantos encajados en la ida.

Su decepcionante partido en la ida de semifinales de la Liga de Campeones, trufado con los errores arbitrales, le han dejado al Barcelona con muy pocas opciones en una competición en la que ha tenido que remar a contracorriente desde que empezaron las eliminatorias ante el Milan y el PSG.

El espíritu de una hipotética remontada está latente, aunque el Barça no está en la mejor situación. Es una cuestión física y competitiva, pero también psicológica, y si los de Tito Vilanova fueron capaces de remontar un 2-0 ante el Milan se sienten con fuerzas de dar nuevamente la campanada, aunque el Bayern sea un equipo con mucha más entidad que los lombardos. Si los azulgrana quieren pensar en positivo recordarán el 4-0 con el que el Barça derrumbó al Bayern en su última visita en el Camp Nou, una campo maldito para los muniqueses, donde perdieron una final de la Champions en los minutos añadidos ante el Manchester United (2-1).

En sus últimos diez enfrentamientos ante rivales alemanes en casa, el Barça ha sumado otras tantas victorias, las más contundentes ante el Bayer Leverkusen (7-1 en la 2011-12) y el Sttutgart (4-0, 2009-2010), además de la referida frente al Bayern en la 2008-09.

Para que todo fluya, Leo Messi debe estar a su mejor nivel. El argentino, recién recuperado de una lesión muscular en Múnich, apenas brilló en el Allianz Arena. Pero desde entonces, el argentino ha mejorado mucho físicamente, tal y como lo demostró en la media hora que tuvo en San Mamés. El Barça necesita a Messi y también que aparezcan acompañantes como Andrés Iniesta o Xavi Hernández. La principal duda estará en ataque. Después de que Cristian Tello se quedara en la grada en Múnich, el delantero podría ofrecer desequilibrio en la banda, una alternativa al previsible ataque de los azulgrana en la ida.

Si Vilanova se decide por Tello, la otra plaza se la disputarían Alexis Sánchez, David Villa o Pedro Rodríguez, aunque ninguno de los tres están a buen nivel, especialmente los dos últimos. En defensa, la baja por acumulación de amarillas de Alba le dará la titularidad a Adriano. Alves, Puyol y Bartra parecen tener un puesto seguro. Quienes son baja para el crucial duelo son Busquets, que no se ha recuperado de su pubalgia, y Abidal, con una sobrecarga en los gemelos.

'Si esta eliminatoria no la pasamos, debemos hacerlo con la cabeza bien alta, no bajar los brazos y que la gente se sienta orgullosa de nosotros', afirmó ayer el técnico azulgrana, algo a lo que se sumó también Piqué.

El Bayern llega al partido de vuelta contra el Barcelona con la consciencia de que su peor enemigo en el Camp Nou puede ser un exceso de confianza tras el 4-0 logrado en la ida que podría hacer pensar a muchos que la eliminatoria está sentenciada. Pese a la clara ventaja con la que cuentan los bávaros, el entrenador del Bayern, Jupp Heynckes, aseguró ayer que no van a encerrarse y defender. 'No queremos cambiar el tipo de juego. Queremos jugar a marcar. No somos un equipo para defender. Tenemos una buena defensa, pero somos un equipo que juega al ataque y lo intentaremos mañana en el Camp Nou', señaló.

Todo apunta a que el delantero croata Mario Mandzukic, que no pudo jugar en la ida por sanción, volverá al primer equipo con lo que Mario Gómez estaría en el banquillo. Mandzukic puede darle más movilidad al ataque del Bayern puesto que es un jugador que suele rotar mucho, tirándose a las bandas y abriéndole espacios a Thomas Müller cuando aparece de la segunda línea así como a Robben y a Franck Ribery cuando estos buscan la diagonal.

Un asunto que preocupa al Bayern, y que puede marcar un poco el partido, es el hecho de que seis jugadores -Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Javi Martínez, Dante, Luiz Gustavo y Mario Gómez- están a una tarjeta de la suspensión. Sobre todo en los jugadores con funciones defensivas se trata de un detalle que puede marcar su juego en el Camp Nou, de cara a una posible y probable final.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Bartra, Adriano; Song, Xavi, Iniesta; Alexis, Messi y Tello o Villa.

Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Alaba; Javi Martínez, Schweinsteiger; Robben, Müller, Ribery; y Mandzukic.

Árbitro: Damir Skomina (SLO)

Estadio: Camp Nou.