Publicado: 26.08.2015 11:35 |Actualizado: 26.08.2015 11:35

El Milan impone a Balotelli una cláusula "de buen comportamiento" basada en las normas del ejército

El jugador se compromete a no fumar o visitar clubes nocturnos y a beber moderadamente, y tendrá prohibidos los cortes de pelo y la ropa extravagantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Mario Balotelli, tras pasar el reconocimiento médico con su nuevo equipo este martes. EFE

Mario Balotelli, tras pasar el reconocimiento médico con su nuevo equipo este martes. EFE

MILAN.- El delantero Mario Balotelli tendrá tendrá una cláusula de buen comportamiento en su contrato con el AC Milan; cláusula que le prohíbe los cortes de pelo y prendas de vestir extravagantes y le hace comprometerse con un estilo de vida saludable.

El diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport informó este miércoles de que el presidente ejecutivo del club, Adriano Galliani, se basó para establecer esta parte del contrato en las normas que rigen el comportamiento de los soldado de la fuerza aérea italiana.

El jugador, que ha sido criticado por su falta de esfuerzo y de trabajo, regresa a Milán tras pasar por el Liverpool, donde no cuajó una buena temporada. Aunque el acuerdo no ha sido confirmado oficialmente, Balotelli ya ha pasado reconocimiento médico con el equipo italiano.



La Gazzetta añade que el delantero no debe dañar la imagen del club, y que sus mensajes de Twitter, Facebook e Instagram serán vigilados de cerca. Tendrá prohibido fumar e ir a clubes nocturnos, y se compromete a llegar a tiempo a los entrenamientos. La ingesta de alcohol del jugador se verá también limitada.

La primera temporada de Balotelli en el Milan fue relativamente exitosa y sin incidentes. Mantuvo unas cifras de goles más que aceptables, aunque cometió algunas faltas menores.

Más tarde el jugador perdió la paciencia con los periodistas que comenzaron a criticar su rendimiento. Frente a las cámaras, les espetó que no entendían de fútbol y lanzó el micrófono contra el suelo.

También vio una amarilla por hacer un gesto vulgar a los aficionados del Cagliari, recibió dos sanciones de tres partidos y fue sorprendido fumando en el baño de un tren por un revisor.

Sin embargo, estos incidentes se quedan cortos en comparación con algunos de los hechos que protagonizó en el Manchester City a principios de su carrera,cuando por ejemplo prendió fuego a su casa después de dejar en el cuarto de baño unos fuegos artificiales.