Público
Público

El Milan no inmuta a Mou

"Ganemos o perdamos, al día siguiente será miércoles", dice el luso como si no se viera ante su primer rival de postín. Sergio Ramos sigue de baja en el Madrid y Canales se queda fuera de la lista por decisi&oacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho vive a contracorriente. Lo que en los carteles se señala como una noche de gala en el Bernabéu, él lo ve sólo como otra jornada de trabajo más. No importa que Madrid y Milan sumen 16 Copas de Europa, una cifra conjunta que sólo se presenta en este partido. Ante tanto boato, Mou sólo ve 'un partido normal'. Tampoco le parece relevante que, por primera vez en la temporada, el Bernabéu vaya a llenarse. Para el técnico del Madrid la grandeza de un partido sólo la marcan los objetivos a largo plazo: 'No nos jugamos quedar eliminados, somos primeros y controlamos nuestro destino, tenemos seis puntos y con nueve o diez nos clasificaremos. Si ganamos, al día siguiente será miércoles y, si perdemos, seguirá siendo miércoles', sentenció el luso.

Aunque el futuro del Madrid en la Liga de Campeones no dependa del encuentro, la entidad del rival le evalúa. Los blancos siguen invictos esta temporada, pero aún no se han cruzado con ningún rival que tenga la gloria como meta. En ese sentido, el Milan será la primera piedra de toque. Esto tampoco es suficiente para Mou: 'Hemos jugado ya nueve partidos y para mí ninguno es más importante que el otro. Ningún adversario es mejor que otro, ni merece más respeto. Preparamos los partidos de igual modo y estudiamos al adversario exactamente con la misma concentración'.

En este punto, el portugués no ha conseguido convencer ni a su plantilla. Casillas, el capitán blanco, sí percibe un aura especial en el ambiente. 'Es el partido más serio de la temporada, ante un equipo formado y experimentado que ha fichado a grandes jugadores, con peso específico internacional, que hacen que tengan un equipo bastante fuerte', consideró el portero blanco.

Las contradicciones de la mirada de Mou con la del resto del mundo no terminan ahí. Los últimos años, el Milan ha invertido mucho dinero en hacer una plantilla competitiva fichando a gente como Pato, Ronaldinho, Robinho o Ibrahimovic, las estrellas rossoneri. Él, sin embargo, señala como peligro a Inzaghi, que lleva casi una década en el equipo y está lejos de la titularidad. 'Si juega Pipo será más difícil', repite Mourinho, que asegura tener que 'educar' a Pepe y a Carvalho para que puedan detenerlo.

Un factor más realza el clásico europeo: los dos equipos llegan fuertes. Allegri, entrenador del Milan, reconocía en conferencia de prensa que el suyo está en su mejor momento. Mourinho, fiel a su estilo, no lanza las campanas al vuelo porque su Madrid haya encadenado dos partidos brillantes: 'El equipo va a más, pero sabemos que en el fútbol te llega un resultado negativo cuando menos te lo esperas. Todo va en la dirección justa, pero habrá un partido en el que defensivamente no estaremos bien. Habrá momentos complicados'.

En esa zaga blanca que tan bien está funcionado no se verá a Sergio Ramos, que sigue lesionado y no entró en la convocatoria. Tampoco jugará Canales, aunque en este caso por decisión técnica. En el Milan sólo una duda sobresale, la de Thiago Silva, que pasará una prueba previa al partido para ver si puede jugar.

Mourinho, que se pasó por el entrenamiento del Milan en el Bernabéu para saludar a Galliani, dirigirá hoy su partido 75 en Liga de Campeones, una cifra que le da pie para recordar que Allegri sólo ha disputado dos partidos. Aunque el italiano ha ganado dos de los cuatro partidos que le han enfrentado al técnico blanco, el portugués no le ve como rival por una cuestión de experiencia. Allegri le da la razón.