Público
Público

El Mirandés alarga su gesta

El conjunto burgalés, de Segunda B, tumba al Racing (2-0)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Copa del Rey es sinónimo de sorpresas. Es la competición por antonomasia de los modestos, de esos clubes tan alejados de los contratos millonarios y de los jugadores mediáticos. Dos equipos de Segunda B, Mirandés y Albacete, y uno de Segunda, el Alcorcón, volvieron a demostrar anoche que lo suyo en esta Copa no es casualidad. Tras eliminar a Villarreal, Atlético y Zaragoza, los tres humildes desplegaron su desparpajo sobre el campo y sacaron los colores a otros tres conjuntos de Primera. La machada de la noche fue la del Mirandés, que tumbó al Racing (2-0). También se impuso el Alcorcón al Levante (2-1). El Albacete, por su parte, firmó un meritorio empate (0-0) ante el poderoso Athletic de Bielsa.

El Levante cayó en Alcorcón (2-1) y deberá remontar en Valencia

Hace varias semanas que la afición del Mirandés, un club modesto de Segunda B, está de fiesta continua. El equipo de Miranda de Ebro dio la campanada en la Copa al eliminar al Villarreal. Y anoche, prolongó su hazaña en Anduva tras vencer al Racing (2-0) con dos goles antes del descanso. Pablo Infante y Martins demostraron que en esta competición las distancias entre las categorías se recortan.

Dos goles de Pablo Infante en El Madrigal habían apeado al Villarreal de la Copa y mandaron a Garrido fuera del banquillo. Ayer, el delantero dejó de nuevo en evidencia las carencias del Racing. El equipo burgalés volvió a bordar el buen fútbol ante todo un equipo de Primera. Con sólo siete goles encajados en Liga, el Mirandés no teme a nadie. El Racing se vio superado en todo momento y sólo Stuani creó algo de peligro. En la segunda mitad, el partido enloqueció. Pablo Infante pudo ampliar la diferencia hasta en dos ocasiones, al igual que Mujika y Lambarri. Al final, el Racing apretó, pero ya era demasiado tarde y los cántabros se complican la Copa.

Otro modesto, el Alcorcón, se impuso al Levante (2-1). En puestos de Liga de Campeones, los valencianos son la revelación de la Liga BBVA, pero padecen ya algún tiempo una depresión aguda en sus desplazamientos. Los de Juan Ignacio Martínez llevan seis partidos consecutivos sin ganar lejos de su estadio, y anoche cayeron de nuevo ante un Segunda. El Alcorcón, que ya eliminó al Zaragoza en los dieciseisavos, mandó siempre en el marcador. Borja Pérez adelantó a los madrileños a los 12 minutos. La alegría local duró diez minutos, cuando Pallardó empató. Tras el descanso, Nagore firmó la victoria definitiva del cuadro dirigido por Anquela. El Levante buscó el empate, pero El Zhar y Del Horno no acertaron.

En un partido denso y que terminó sin goles, el Albacete plantó cara al Athletic en todo momento. Bielsa no renuncia a esta Copa. Lo demostró en la anterior eliminatoria ante el Oviedo, cuando afrontó el cruce con todos sus titulares, y lo volvió a repetir en Albacete. El Athletic saltó ayer al Carlos Belmonte con toda su artillería. Pocas horas antes, el club bilbaíno había anunciado la recuperación de Fernando Llorente después de un mes lesionado. El futbolista, que no viajó a Albacete, estará a parir de hoy en Lezama a disposición del técnico argentino.

El Athletic no jugó cómodo ayer, básicamente porque el Alba siempre creyó en que la victoria era posible. Y eso, pese a que el conjunto manchego apenas tuvo oportunidades de gol. Sí pudieron adelantarse los bilbaínos, que tuvieron varias ocasiones. La más clara fue de Iraola en la primera mitad, pero estrelló el balón en el poste. Toquero y Muniain comandaron el peligro vasco tras la reanudación, aunque fue Iñigo Pérez quien estuvo a punto de adelantar al Athletic al borde del final. Álvaro Campo evitó el gol cuando la pelota estaba a punto de colarse.

Las ocasiones, aisladas, fueron de los vascos, pero los de Bielsa no pudieron desplegar su juego. Los octavos se decidirán en San Mamés, pero pase lo que pase en Bilbao, el Albacete no habrá defraudado en esta Copa.