Publicado: 15.12.2014 13:40 |Actualizado: 15.12.2014 13:40

Mireia Belmonte: "Todavía no he visto mi techo, puedo mejorar"

La nadadora, que ha cerrado un impresionante 2014 con 40 medallas internacionales, se centrará en pulir "mínimos detalles" para llegar a tope a los Juegos de Río

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La nadadora española Mireia Belmonte, que acaba de cerrar una gran temporada con 40 medallas internacionales, trece títulos de campeona de España y tres récords del mundo, ha asegurado que sigue sin ver su "techo" competitivo, ya que aún puede "mejorar mínimos detalles que pueden hacer una gran diferencia" con vistas al "gran objetivo" de su carrera, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

"Espero no ver mi techo todavía. Puedo mejorar cosas dentro de la piscina, mínimos detalles que pueden hacer una gran diferencia. Me queda mucho trabajo mental fuera de la piscina, gimnasio, horas de sueño, descanso, alimentación... Cosas que al final cuentan para mi gran objetivo, que son los Juegos de Río dentro de un año y medio", analizó Belmonte en rueda de prensa antes de recibir esta noche uno de los Premios AS del Deporte.

Tras otra temporada en la que ha vuelto a superar sus registros, explicó que "la preparación no ha cambiado mucho", ya que sigue "haciendo las cosas de antes". "Quizá han cambiado las ganas, cada vez tengo más ganas según se acerca el objetivo de Río 2016. Ganas de trabajar y mejorar. Ahora estoy mucho más pendiente de los detalles dentro y fuera del agua", explicó la badalonesa, que desgranó su "muy buen" 2014.

"Mi momento más sorprendente este año fue la prueba de cinco kilómetros en el Europeo""Cada año tengo la suerte de ir progresando, mejorando todas mis marcas y sintiéndome mejor en el agua. No sabría ponerme una puntuación, pero siempre se puede hacer mejor. Este año no me ha quedado nada pendiente por hacer. Mi momento más sorprendente fue la prueba de cinco kilómetros en el Europeo. Era la primera vez que la nadaba y me lo pasé bastante bien. No puedo quedarme con una medalla porque cada una son muchas horas de esfuerzo y sacrificio. Todas tienen el mismo mérito", explicó.

Una vez cerrada su temporada, la nadadora catalana ya mira a su siguiente objetivo, el Mundial de Kazán el próximo año, aunque recordó que "primero hay que hacer las mínimas a finales de marzo en Málaga". "Todavía no sé las pruebas que nadaré, si serán la habituales, o más, o menos. Después, depende de cómo vaya la temporada me pondré los objetivos", apuntó.

Belmonte cerró su temporada este domingo en los Campeonatos de España de piscina corta celebrados en Sabadell, donde dio muestras de cansancio físico, aunque no impidieron que dominara la competición con enorme autoridad.

"Salió todo el cansancio acumulado. En la piscina había mucho cloro, yo soy alérgica y lo noté muchísimo""Salió todo el cansancio acumulado. En la piscina había mucho cloro, yo soy alérgica y lo noté muchísimo. Ya en el calentamiento noté algún dolor en el pecho y en la prueba de estilos lo noté. No quise darle importancia, pero en el 800 estaba nadando y no sabía en qué lado de la piscina estaba. Me empezó a faltar la respiración, así que tuve que tocar la pared, situarme un poco y seguir", recordó.

En cuanto a la gran carrera deportiva que está completando con el paso de los años, lamentó que "en España no se le da tanta repercusión a otros deportes que no sean los principales", comparando esta situación con la de "otros países como Francia, donde una hazaña de natación abre las portadas de los periódicos". "Pero, poco a poco, vamos entrando en las portadas y las primeras páginas. Es bonito que se reconozca nuestro sacrificio diario", agradeció.

La de Badalona enmarcó sus victorias dentro de la "explosión bastante interesante del deporte femenino español" en los últimos tiempos. "Esperamos que siga así. Los hombres en mi deporte poco a poco también lo hacen bien", recordó Belmonte, que atribuyó a su entrenador Fred Vergnoux "gran parte de culpa" en sus éxitos. Por último, la catalana, de 24 años, recordó sus inicios en la natación cuando era una niña. "Gracias al médico que me aconsejó nadar por la escoliosis he llegado donde estoy. Después llegaron problemas como el asma o la alergia al cloro, pero es interesante tener esas trabas y superar ese día a día", concluyó.