Público
Público

Mosley: "He sido víctima de una desagradable conspiración"

El mandatario de la FIA dice que su orgía sadomasoquista que salió a la luz es "inofensiva y completamente legal"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley, ha manifestado que el escándalo sexual de corte nazi en el que se vio envuelto no debe afectar a su trabajo, ya que fue víctima de una desagradable conspiración por parte de la prensa sensacionalista británica.

Mosley emprendió acciones legales contra 'The News of the World', el tabloide británico que sacó a la luz la orgía sadomasoquista con prostitutas en la que participó, por los innumerables daños que ha causado la publicación del pasado fin de semana. El británico se defendió: 'No tengo nada que ver en esto, hice todo lo posible para mantenerlo en el ámbito privado de mi vida. He sido víctima de una desagradable conspiración'.

El presidente de la FIA puntualizó sobre lo ocurrido que fue 'un escándalo sensacionalista obtenido con fotografías ilegales' de su vida privada que, 'aunque puedan resultar inaceptable para algunas personas, es inofensivo y completamente legal'. 'Muchas personas hacen cosas en sus dormitorios o tienen hábitos personales que a otros les resultan repugnantes pero, mientras los mantienen en privado, nadie tiene nada que objetar', señaló.

En el circuito de Bahrein, Mosley dirigió una carta a Peter Meyer, presidente del Automóvil Club Alemán (ADAC), manteniendo que sus acciones han sido 'inofensivas y completamente legales'. Esta carta ha circulado entre todos los miembros del Consejo de la FIA.

Mosley, además no entiende el revuelo que se ha montado con lo ocurrido. 'Si me hubieran pillado conduciendo con exceso de velocidad por una carretera pública o sobrepasando la tasa límite de alcohol, y eso que en Suecia es muy baja, debería haber dimitido ese mismo día', indicó el presidente británico de 67 años.

Mosley, cuyo difunto padre, Oswald Mosley, fundó la Unión Británica de Fascistas antes de la II Guerra Mundial, negó cualquier connotación nazi con el asunto. Los fabricantes alemanes y japoneses de Fórmula 1 y algunas federaciones de motor le exigieron su dimisión.

Max Mosley comparecerá el próximo jueves en París en la Asamblea de la FIA en la que expondrá su visión del asunto. 'Creo que en pleno siglo XXI los adultos no se preocupan por los asuntos sexuales a menos que no sean ilegales o dañinos', indicó.