Público
Público
EliteSport

Motociclismo Julián Simón: "Quedarme en el paddock de MotoGP es la decisión acertada"

Tras 14 años en el Mundial, el campeón de 125cc en 2009 es el nuevo coach de Tito Rabat. Punto y seguido a una carrera que no descarta retomar en cuanto surja una nueva oportunidad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Julián Simón celebrando del título de 125cc en 2009.

¿Cómo surgió la idea, la oportunidad de incorporarte al equipo de Tito Rabat?

La idea partió de Tito. Busca la manera de lograr el máximo nivel. El año pasado fue su debut en MotoGP y experimentó que necesitaba personas de su confianza a su lado para tener un apoyo en el Gran Premio. Mi misión será estar con él, entrenar con él y dar mi perspectiva de lo que veo, sobre todo en pista comparado con los rivales.

Eso sí, has dejado claro que esta decisión no supone un adiós definitivo a pilotar…

"No pienso que esto sea un adiós definitivo a pilotar"

De momento, no. Ni lo pienso. Soy bastante joven. Este momento es un punto y aparte sobre todo por cuestiones deportivas. No ha salido un proyecto sólido. Se trataba de pagar por correr o apenas percibir nada y yo no tengo un sponsor de tras de mí. Este trabajo junto a Tito me permite una estabilidad y poder afianzarme en un futuro como asesor o representante de pilotos. Valoré mucho el irme a Supersport, pero decidí quedarme en el paddock de MotoGP y creo que es la decisión más acertada.

Una de las claves para volver a pilotar es precisamente no alejarse del paddock

Por supuesto. Tuve muy en cuenta eso. Si me iba sería muy difícil volver. No he conseguido cinco mundiales, ni un título en MotoGP, aunque sí en 125cc. Pero la escala de valores es la que es. Cuando sales de esta órbita es difícil volver. 

¿En tus 14 años como piloto cuál ha sido tu mejor y peor momento?

Destacaría, como sabes, el título de 2009 y la lesión tan fea que sufrí en 2011. También resalto que he estado en equipos muy representativos, como el KTM, en Repsol-Honda con Puig, he conocido a mecánicos y técnicos increíbles. No todo el mundo puede cosechar 14 años en el Mundial.

Quizás lo que te haya faltado en momentos puntuales ha sido la suerte…

"El binomio con el equipo Aspar fue el mejor de mi carrera"

Sí, a raíz del accidente todo cambió. No sólo me lesioné, sino que la recuperación no fue todo lo satisfactoria que hubiera querido y, además, tuve complicaciones debido a otras caídas. También cambié de equipo y no me arrepiento, pero considero que el binomio que adquirí en el equipo Aspar fue el mejor que he tenido en mi carrera y fue una pena perderlo.

Al final, una de las cosas más importantes del paso por el Mundial es las personas que te llevas, ¿no?

Sí. Que personas importantes del paddock que han trabajado para mí me definan como un tipo serio y profesional quiere decir que, aparte de ganar un Mundial y carreras, hemos hecho un gran trabajo de formación. Creo que esto es un gran orgullo y un gran premio a mi carrera deportiva.

Siempre se destaca tu buen carácter, hasta el punto de llegar a afirmarse que éste ha podido perjudicarte en la pista. ¿Hace falta ser un canalla para triunfar?

Quizás mi manera de ser ha perjudicado un poco, pero no demasiado. Después de la lesión, quizás perdí un poco de esa confianza en uno mismo que hace falta para no pensárselo, pero antes de ella estaba en un gran momento. Eso sí, a posteriori de la lesión también he hecho alguna aparición importante, aunque creo que nunca he vuelto a tener la suficiente solidez personal y de equipo. Para ganar, es necesario que piloto y moto sean top. 

En tu ‘hasta luego’ de Cheste te acordaste de amigos que se fueron, como Luis Salom o Marco Simoncelli. ¿Qué significaron para ti sus pérdidas?

Un dolor enorme por ellos y por sus familias. Al final, ves el lado oscuro del motociclismo. No gusta vivir estas experiencias que vienen de un deporte tan maravilloso y que te da tanto, pero, al final, te subes a la moto porque amas tu trabajo y sigues adelante. Eso sí, es inevitable sentir rabia, tristeza y mucho dolor.

En relación a tu nueva función con Tito, él ya ha destacado que eres una “inyección moral”. Qué importante es la fortaleza mental para un piloto, ¿verdad?

"Conseguir algún top-10 con Tito sería fantástico"

Así es. Hoy todos los pilotos están muy preparados físicamente. Si tienes tranquilidad, confianza y seguridad por parte de las personas que te rodean, aunque no dispongas de la moto más competitiva, le sacas el cien por cien o más. Tito ha analizado muy bien las mejoras que hay que hacer y creo que esta temporada puede ser de crecimiento constante. Si estamos en el grupo del 12 al 15, algún top-10 sería fantástico.

¿Cómo ves los cambios de montura de este año en MotoGP?

Va a ser un año muy bonito, con Lorenzo en Ducati, Viñales que pinta muy bien con la Yamaha, Rossi, como siempre, siendo la gran atracción, con un Márquez que es un crack y puede acercarse a los récords de Valentino…

¿Favoritos? ¿Los de siempre y Viñales?

Yo creo que vamos a ver diferentes escenarios. Jorge será muy competitivo en los circuitos donde Ducati es fuerte, pero en otros sitios puede sufrir bastante. No pondría a Lorenzo como favorito a priori, pero sí que estará en el top-5. Maverick es un hueso muy duro, viene con una inyección de moral de Suzuki bestial y la Yamaha va como un raíl. Será un candidato máximo junto con Márquez. Por otro lado, los domingos de Valentino son los domingos de Valentino… así que el campeonato estará genial.

Por último, ¿qué se tiene que dar para verte de nuevo pilotar? Alguna aparición este año la damos por hecha…

Ojalá que tengas razón. Estamos abiertos a todo y cuando digo estamos es porque tengo la suerte de que mi jefe, Tito, es mi amigo. Si sale una oportunidad digna y buena, correremos. Si no es deportivamente muy sólida, no. Disfrutaré día a día al lado de Tito Rabat y también estaré en el proyecto Molau Estrella Galicia Junior Team, que es un orgullo.

Revista Elite Sport para PC

Descarga la app en Google Play

Descarga la app en Apple Store