Público
Público

Mou exhibe lo que demanda Pellegrini

El canterano pide evitar las comparaciones con la época anterior, pero las diferencias entre Pellegrini y Mourinho son palpables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mourinho es un mariscal, el que dicta las normas. Vive escoltado por una corte de ayudantes que se cercioran de que los jugadores no tengan un instante en el que el balón esté muerto. Aferrado a un cuaderno en el que se pueden ver sus originales ejercicios, él manda en Valdebebas. Ha cambiado los horarios ahora se madruga más y las costumbres los jugadores comen juntos.Granero, el primer madridista que ha podido hablar sobre el nuevo técnico tras el contacto inicial, destaca la carga de trabajo del portugués: 'En sólo día y medio, ya ha dejado su impronta. Los entrenamientos no son muy largos, pero tienen mucha intensidad'.

El canterano pide evitar las comparaciones con la época anterior, pero las diferencias entre Pellegrini y Mourinho son palpables y no sólo en lo estrictamente deportivo.

El portugués ya dejó claro que él no es uno más de la rueda de entrenadores que ha pasado por el Madrid las últimas temporadas. Sólo acepta la comparación con Capello, porque 'los demás llegaron al Madrid para crearse un currículum y tenían que probarlo todo', según declaró a una agencia lusa.

Mourinho no es uno más. Aparece como una estrella. Probablemente, la que más brille de todas las que lleguen al Madrid este año y eso le asegura un trato diferente por parte del club al que tuvieron todos sus predecesores. El portugués llega al Bernabéu para tener mando en plaza, unas funciones que no tuvieron sus antecesores. 'En el Madrid, no tenía ni voz ni voto', se quejaba ayer Pellegrini en Mercurio, el principal diario de Chile. El predecesor de Mourinho no dejó la crítica ahí y siguió profundizando en lo que fue su temporada con el Madrid, un camino lleno de espinas para él. 'Hay que fichar figuras mediáticas, son importantes para la trascendencia del club, pero al proyecto le falta una voz deportiva para configurar todo', comenta el técnico chileno, que mantiene que su temporada fue 'la mejor en la Liga de la historia del Madrid y si no se ganó, es porque hay un gran club que es el Barcelona'.

Los problemas de Pellegrini con el Madrid llegaron antes de que el balón rodase, en la configuración de la plantilla: 'Florentino Pérez vendió jugadores que yo consideraba importantes', dice en clara referencia a Sneijder y Robben. Tampoco comulga con la política de fichajes del Madrid. 'Ficha a los mejores, pero no a los mejores que se necesitan en un puesto. No saco nada con tener una orquesta con los diez mejores guitarristas si no tengo un pianista', asegura el técnico. Según Pellegrini, la deficitaria planificación es la que imposibilita al Madrid dar el salto que se le exige en Europa. 'No ganamos la Liga de Campeones porque no había una plantilla estructurada para ganarla y ahí estuvo mi principal discrepancia con el presidente del club'.

Desde los primeros días, Pellegrini tuvo problemas con Florentino, con quien siempre mantuvo una relación fría. 'Intenté al principio tener más comunicación con él, cuando creí que mi voz sería más oída, pero cuando se produjo una diferencia, me alejé', comenta el ex entrenador, quien asegura que trató de 'volcar todo en la cancha cuando en el Madrid no se juega todo en la cancha'. Por todo ello, Pellegrini supo rápido que no seguiría. 'Si hubiese ganado la Liga, estaría fuera igual'.

A pesar de la asunción de su despido, el chileno se queja de las formas. 'Me dolió, lo sabía un mes antes pero querían tener asegurado a otro técnico antes de despedirme', lamenta.