Público
Público

Mou no se culpa de la tangana

El técnico se desmarca de la petición del club para que trate de controlar a Pepe tras su pisotón a Xavi Torres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde que Mourinho llegó al banquillo del Madrid, el club se ha visto sometido a una tensión que nunca había conocido en su historia. Nunca el Madrid se había visto con tantos frentes abiertos con rivales, instituciones que rigen el fútbol, árbitros o comités de competición.

Pero el entrenador portugués no se responsabiliza por ello pese a la doctrina bélica que ha impuesto en el vestuario. Si se le pregunta si un expulsado por parte de su equipo cada cuatro partidos no es debido a un exceso de tensión, responde: 'A ver si en los próximos cuatro partidos terminamos con 11 y así el promedio será igual'. O si se le cuestiona si se sentiría responsable si en el partido de esta noche ante el Racing se volviera a repetir la tangana del Levante, responde así: 'No me siento responsable, no sé si lo que hizo Khedira ante el Levante es una tangana. Una tangana es lo que ha pasó en el España-Chile y vosotros [por la prensa] habéis dicho que era espectacular, increíble, que demostraba el carácter de los jugadores de la selección, que eran hermanos. Si lo hace España, es espíritu de equipo; si lo hace el Madrid, somos un equipo de bandidos'.

Mourinho, eso sí, reconoció que le sorprendió la reacción de Khedira ante el Levante: 'Era el que menos me esperaba, es un chico tranquilo'. Lo cierto es que ya son varios los jugadores que desde que están bajo su dirección se han transformado en pendencieros. O pierden la compostura como sucedió ayer con Cristiano a su llegada a Santander, cuando respondió con una peineta a unos aficionados que le increparon.

Pero Mourinho considera que eso no lo puede corregir ni tampoco trabajar psicológicamente con Pepe para frenar sus arranques de violencia, con lo que se desmarca de la petición que le ha hecho el club para que hable con el central portugúés tras su pisotón a Xavi Torres y el posterior pateo: 'Para controlar, están los árbitros; para estudiar todo aquello que les pueda ayudar a arbitrar bien. Después, depende la personalidad de cada jugador y del control que tenga sobre sí mismo'.

En la concepción global de un partido, para Mourinho existen tres equipos, los dos que juegan más el arbitral. Siempre insiste en ello y ayer volvió a dejar muestras de esa creencia en la importancia del equipo arbitral para el desarrollo de los partidos e incluso para sus planteamientos: 'El partido será lo que el árbitro quiera, tu sólo vas hasta donde te permiten'. Mourinho se pasó la temporada pasada elogiando a Mateu porque deja jugar. Era el tipo de arbitraje que buscaba para sus enfrentamientos con el Barça. La final de Copa que ganó fue arbitrada bajo esos parámetros. El partido de ida de las semifinales de la Champions no y eso le costó la expulsión a Pepe.

Con todo, Mourinho sí hizo autocrítica por la derrota ante el Levante: 'Los rivales y los árbitros también juegan, pero tanto yo como mis jugadores tenemos condiciones para hacerlo mejor'. La derrota del pasado domingo ha puesto al Madrid en la necesidad de ganar esta noche en Santander, aunque el juego sea malo, según asegura su técnico: 'Estos son los puntos que cuentan y perder otros tres, aunque juguemos bien y falte mucho campeonato, sería preocupante'.

En una extraña decisión, el portugués incluyó en la lista a toda la plantilla, sancionados (Khedira) y lesionados incluidos (Sahin, Altintop, Pepe y Coentrao). Si Apelación le quitara la primera amarilla a Khedira o le concediera la cautelar, el alemán podría jugar.