Público
Público

Mou o la táctica del avestruz

El técnico blanco se niega a hablar del clásico copero con el Barça: "No pierdo ni un segundo pensando en ello"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho trama algo. Su boca dice una sola cosa, pero en su cerebro bulle un abecedario de planes: A, B, C... Disimula, pero es consciente de que su asignatura pendiente viste de azulgrana. Cada vez que puede, el entrenador del Real Madrid pondera de forma exagerada el único partido que le ha ganado al Barcelona, la final de Copa del año pasado, pero sabe que entorno y afición quieren más. Mucho más. Ansían destronar al excepcional equipo catalán, hoy rey del fútbol universal. Mou entiende que la magnitud del reto puede generar una presión excesiva y su estrategia es la del avestruz. Entierra la cabeza en la Liga donde es líder con cinco puntos de ventaja y ha dado en el vestuario una orden tajante: prohibido hablar del enfrentamiento copero del miércoles hasta las diez de la noche de hoy, una vez finalizado el encuentro ante el Mallorca.

'Tenemos partido ante el Mallorca y usted me habla de venganza ante el Barça, no tiene sentido', avisó el portugués ante la primera de las preguntas al respecto durante la rueda de prensa celebrada ayer en Valdebebas. Y ya no abandonó el carril: 'El partido fundamental es ante el Mallorca. El campeonato es una prioridad para nosotros y no nos saldremos de esta dirección. Cuando llegue el momento pelearemos la Copa para defenderla, pero la Liga es muy importante. Espero que mis jugadores no se distraigan con la Copa. Los partidos ante Mallorca y Athletic son muy difíciles y haré todo lo posible para que no se distraigan. El partido más importante es el de mañana [hoy]'.

En esa línea, quiso dejar muy claro el porqué de la ausencia de Di María en la lista de convocados para Son Moix: 'Es imposible que juegue ante el Mallorca, igual para la próxima semana hay más posibilidades, pero para esta no. Si no juega no es porque lo reservemos, si no está es porque no puede estar'.

El técnico madridista también se cuida de mostrar cualquier atisbo de debilidad. De ahí su énfasis en quitarle hierro a la lesión de Khedira, una pieza clave en su esquema: 'No vale la pena llorar. Las temporadas son así. Todos los jugadores que están en el Madrid están listos para jugar, así que jugará otro. Las lesiones son cosas del fútbol'.

Más duro aún se mostró a la hora de defender a Cristiano. Estadísticas en mano, el futbolista portugués no anda fino, sobre todo en el lanzamiento de faltas. Una pregunta sobre el particular encendió a Mou: '¿Tienes las estadísticas de otros jugadores claves de otros equipos? ¿De otros delanteros? ¡Estás hablando del Bota de Oro! ¡Del Bota de Oro! ¿Y estás ahí con un análisis estadístico? No lo entiendo'.

El entrenador, la estrella y el resto de jugadores blancos se enfrentan hoy a un Mallorca pletórico. Un conjunto marcado por la personalidad de su técnico, Joaquín Caparrós. 'Intentaremos jugar a un altísimo nivel, colectivamente, con el máximo acierto en las ocasiones y ojalá tengamos ese componente de fortuna que siempre es importante en el fútbol, sobre todo ante un equipo como el Madrid', deseó ayer el andaluz.

En el plano individual, Caparrós destacó a Sergio Ramos: 'Está a un nivel impresionante, es un auténtico líder capaz de jugar diez partidos seguidos. Es un tío poderoso que le ha dado al Madrid mucha serenidad atrás'.

En cuanto a la presunta infalibilidad del conjunto de Mou, el técnico mallorquinista dejó una de sus habituales perlas: 'No hay equipo diez, no conozco ni a periodista, ni a entrenador ni a mujer diez. Estos equipos con talento intentan que esos pequeños defectos cada vez se vean menos'.