Público
Público

Mou: "El vestuario está conmigo"

El luso niega que los jugadores le hayan perdido la fe, rebaja la crisis a una semana de mal juego y carga contra la prensa y Valdano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una derrota y un empate ante rivales muy inferiores en tres días. Mal juego. Encuestas que empiezan a cuestionar su figura. Parte de un vestuario que no ha seguido sus directrices para cargar contra los árbitros y molesto porque señalara a Khedira como responsable de la derrota en Valencia.

Con todas esas cargas sobre su espalda se presentó ayer Mourinho en la sala de prensa. Ante este panorama trató de exteriorizar tranquilidad y unión. Su discurso fue la mayor prueba de que tiene problemas de funcionamiento interno. También lo es que, en una entrevista concedida a la propia web del club, a Callejón se le cuestionara por la división del vestuario. Incluso el respaldo que ayer mostraron hacia el técnico Florentino Pérez ('tenemos al mejor entrenador del mundo') y Zidane ('jugadores y club confían en él') son una señal inequívoca de que Mourinho tiene problemas que resolver.

La prueba de que el Madrid tiene problemas fue el discurso del técnico

'Es la primera vez que escucho que el apoyo del vestuario empieza a resquebrajarse o que hay desunión. Mi relación con los jugadores es la misma desde el primer día, pero en este mundo, para vender, vale todo', dijo el luso. Con precedentes similares a los que se presenta el Madrid ante el Rayo, el Bernabéu siempre fue poco paciente. Hoy es la clase de cita en la que, si a los 20 minutos no ve mejoría de su equipo, los silbidos aparecerán. Al menos en otros tiempos. En los de Mou, el Bernabéu no se había visto así. Por si acaso, el luso asumió ese rol de escudo protector del vestuario: 'Los aficionados piensan que el responsable de este momento negativo soy yo. Encantado de que sea así; encantado con que me piten a mí'.

Mourinho relativizó el valor de las encuestas ('no me dicen nada') que le señalan como el principal culpable del bache de resultados y de juego. Incluso ironizó con ellas cuando se le preguntó por el rendimiento de Özil: 'No sólo él ha perdido chispa o magia, también el equipo. Özil ya mejorara y veremos el resultado'. 'A no ser que venga una encuesta y diga que no tiene calidad para jugar en el Real Madrid', ironizó.

Como siempre, la parte más agresiva del discurso de Mou-rinho fue para los que considera sus enemigos. Su mayor andanada fue para Valdano, que ha criticado el juego del equipo. Aunque no le nombró: 'De repente he visto a mucha gente que estaba calladito y, de repente, han aparecido todos. Pensaba que estaban todos de vacaciones. Estaban escondiditos para esperar el momento negativo. Me alegré de ver algunas caras. Gente que no tiene trabajo en el fútbol, gente que tiene que ganar dinero, gente que se le tiene que ver la cara para que se acuerden de ellos'.

El Rayo, sometido a ley concursal, examina el bache del club más rico

Sin Pepe y sin Carvalho, Mourinho está obligado a recomponer la defensa. Ramos, castigado ante el Racing, y Varane pueden formar una nueva pareja de centrales. Tampoco estará Coentrao, pero sí Khedira, que regresa tras su sanción ante un rival cuyos jugadores fueron calificados por Mourinho como 'héroes'. Ese es otro punto en contra que sobredimensionaría un tropiezo. El Rayo, pese a los problemas económicos, llega con la moral por las nubes. Disfrutan en la máxima categoría, juegan con estilo y buen gusto y se atreven con todo. Hasta con el Bernabéu.