Público
Público

Mou vuelve moderado

El luso regresa a la Champions, tras cumplir tres partidos de sanción, con un discurso contenido hacia la UEFA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho vuelve a sentarse esta noche en un banquillo para dirigir un partido de Champions con un talante diferente al que le provocó la sanción de tres partidos. Hace seis meses cuestionó la pureza de la competición y los títulos logrados en ella por el Barça, e inquirió en voz alta varias veces por qué los árbitros le perseguían a él y a sus equipos.

En ese talante nuevo, el pasado no parece existir para un entrenador que construyó parte de su teoría de la conspiración arbitral con hechos pretéritos. 'Es una historia vieja, empezamos otra Liga de Campeones, la 2011-12, y vamos a ver si conseguimos hacerlo mejor que el año pasado', dijo ayer cuando se le preguntó si, ahora que ha cumplido el castigo, se arrepentía de aquel discurso quejica, que mezclaba a un forofo de barra de bar con un futbolista protestón.

Aquella parrafada airada le ha valido contemplar partidos desde la frialdad de una habitación de hotel o de los palcos, perseguido por cámaras que le buscaban para retratar su imagen de entrenador condenado. Mourinho lleva un mes haciendo verdaderos ejercicios de contricción dialéctica. Quizá porque, por mucho refuerzo institucional que tenga su teoría de la conspiración, se haya dado cuenta de dónde está y de la historia que representa. De que esas algaradas han manchado la imagen del club y la suya propia. Puede que reviente el día que tenga que poner por delante una excusa si las decisiones arbitrales le dejan fuera de la competición, pero por ahora prefiere callar. Y se desahoga con lo que el considera bandazos de la prensa. 'Si mis jugadores leyeran los periódicos, no entenderían lo de ser titular o suplente y les entraría pánico. Vosotros [la prensa] queréis vender y es normal. Hace 15 días, Higuaín era malo y se preguntaban por qué no fichamos a Agüero, y hoy todo es distinto'.

También era distinto cuando Mourinho decía que nunca hablaba de los jugadores que no estaban y un día, tras una derrota, elevó a Pepe a piedra angular de su pizarra porque con el central portugués 'el equipo defiende mejor, presiona mal alto e incluso ataca mejor'.

También dijo ayer el entrenador portugués que 'el Madrid siempre ha sido un equipo ofensivo'. En el partido de ida de las semifinales de la Champions ante el Barça, el Bernabéu contempló por primera vez en su historia a su equipo metido en campo propio, a Cristiano pidiendo a sus compañeros que salieran de la cueva. Incluso Di Stéfano, aunque luego reculara, criticó ese planteamiento especulativo un día después. Después de Mourinho, intervino Casillas, que suscribió las palabras de su entrenador: 'El míster ya dijo en su día lo que tenía que decir, y el club y los jugadores también lo pensamos, pero ya es pasado'.

El presente es el Lyon, partido para el que Mourinho no contará con Lass por una lesión en el bíceps femoral. Khedira, suplente ante el Betis, regresa al once ante un rival que siempre le ha complicado la vida al Madrid. Una victoria prácticamente le clasificaría para los octavos de final.

El equipo francés llega con la duda de si jugará con Gourcouff, su futbolista más creativo recién salido de una lesión, o con Fsofana. Tampoco estará por lesión Lisandro, uno de los futbolistas que más quebraderos de cabeza le ha dado al Madrid durante sus últimos y continuados enfrentamientos.