Público
Público

Mourinho da un paso atrás

Un Málaga ilusionado, aunque sin Caballero, Duda y Baptista, recibe a un Madrid lanzado con Higuaín en punta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho se sentará esta noche en uno de los banquillos de La Rosaleda, estadio del Málaga, un club del que dijo la temporada pasada que nunca entrenaría. Aquella frase, deslizada para atacar a Pellegrini, le puso en contra a una ciudad y a una entidad que históricamente se había identificado con el Madrid. 'Si no ganamos ningún título este año, a mí no me pasará nunca lo que a Pellegrini, porque yo nunca me iría a entrenar al Málaga. Iría a grandes equipos de Inglaterra o Italia', dijo entonces Mourinho.

Enredado en aquella batalla dialéctica con Pellegrini, no midió el terreno que pisaba. Ayer sí, tanto que en ese paso atrás que dio se apropió del discurso del madridismo que la temporada pasada no vio con buenos ojos aquella bravuconada contra su rival de hoy. Habló de iconos blancos con pasado y presente en ambos clubes y de la buena relación entre ambas aficiones: 'El Málaga es un equipo al que respeto, que tiene muchas cosas en común con el Madrid. Juanito es un ejemplo de alguien que despierta pasión en el Bernabéu y Málaga. Hoy está Hierro, que era un símbolo del Madrid y ahora es profesional del Málaga. Hay muchas cosas en común, las aficiones tienen buena relación y todo es normal'.

Mourinho quiso puntualizar mucho aquellas declaraciones que esta noche le pueden deparar una sonora pita: 'Si digo que mirando a mi futuro será difícil que entrene a un equipo español después del Madrid, no me parece que sea una falta de respeto a todos los equipos. El año pasado me referí al Málaga, pero sin intención negativa'.

Al otro lado de Mourinho estará Pellegrini. Ayer le recordaron las palabras de Mourinho y se reafirmó en su decisión de fichar por el Málaga: 'No tengo que demostrar a Mou nada; tuve muchas oportunidades de ir a otros sitios, es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida'.

La inversión del Málaga y la propuesta atrevida de Pellegrini, aunque para hoy no podrá contar ni con Caballero, ni con Duda, ni con Baptista, convierte el partido en una de las grandes citas de la temporada. Joaquín, Cazorla, Van Nistelrooy, Toulalan o Isco tienen fútbol suficiente para hacerle pensar a Mou que ir a La Rosaleda 'es como ir al Calderón, a Valencia, a Sevilla o a Villarreal'. Apoño vuelve a una convocatoria tras su castigo por dar una violenta patada al cesto de la ropa sucia durante una discusión con el técnico.

Además de Sahin y Carvalho, cuya renovación anunció sorprendentemente ayer el mánager-entrenador blanco, el Madrid viaja a Málaga sin Lass ni Coentrao. Khedira será el acompañante de Xabi Alonso. Por la explicación que dio Mourinho ante el Lyon a la hora de elegir entre Benzema e Higuaín, 'era un rival que deja pocos espacios', Higuaín tiene todas las papeletas para volver a ser el titular.

El Málaga juega a campo abierto, es uno de esos rivales que no obligan al Madrid a extrapolar durante los 90 minutos el trabajo con el que más ha insistido Mourinho en los entrenamientos de esta temporada: el ataque organizado contra defensas muy cerradas. Este aspecto le costó perder puntos vitales el curso pasado, aunque le doliera reconocerlo. Ayer sí lo hizo: 'Hemos trabajado el ataque organizado en la gira americana y en China en cada entrenamiento. En muchos entrenamientos sólo trabajamos movimientos ofensivos y ocupación de espacios porque los tenemos que hacer y tenemos necesidad de mejorar en este aspecto'.