Publicado: 11.05.2015 16:06 |Actualizado: 11.05.2015 16:25

Muere a los 21 años el jugador de balonmano que luchó tres veces contra el cáncer

El exjugador del BM Granollers Albert López Ortega ha fallecido esta pasada madrugada a los 21 años

Publicidad
Media: 3.30
Votos: 10
Comentarios:
Albert López, en una imagen colgada en su Instagram.- @albert_acontracorriente

Albert López, en una imagen colgada en su Instagram.- @albert_acontracorriente

BARCELONA.- El exjugador del BM Granollers Albert López Ortega (Fari), creador del proyecto Vivir a Contracorriente, ha fallecido esta pasada madrugada a los 21 años a consecuencia de un cáncer, informó su familia.

Albert dio a conocer su enfermedad y sus ganas de vivir relatando su día a día y regalando optimismo y lecciones de vida a todos su seguidores en su página web y en las redes sociales.

Nació en Barcelona el 14 de agosto de 1993, aunque poco tiempo después se fue con su familia a Girona. Albert jugó a balonmano desde bien pequeño, una de sus grandes pasiones en la vida.

El BM Granollers se fijó en su calidad y lo incorporó en las categorías inferiores. En el equipo vallesano fue evolucionando hasta llegar a debutar con el segundo equipo, en primera nacional.

En 2010, hace 5 años, le diagnosticaron por primera vez la enfermedad. Tras siete meses de tratamiento, Albert consiguió superar el cáncer sin dejar de jugar al balonmano. Pero poco tiempo después, la terrible enfermedad le "volvió a llamar a la puerta", tal y como él explicaba, esta vez en el pulmón.

Albert decidió dejar la quimioterapia, empezó tratamientos naturales y también lo consiguió superar. Esta segunda vez, la consecuencia fue que tuvo que dejar el balonmano, pero no fue un obstáculo para él, que buscó el lado positivo y empezó a estudiar arquitectura en la universidad.

Finalmente, Albert volvió a recaer por tercera vez. A partir de este momento, el joven "piloto" inició el proyecto "Vivir a contracorriente" en el que quería explicar en su página web cómo era su día a día y transmitir las ganas que tenía de vivir.



Siempre con una sonrisa de oreja a oreja era quien animaba a todos los seguidores a ser felices y a aprovechar cada momento de la vida. Albert utilizaba el término "piloto" porque consideraba que cada una de las personas son pilotos y copilotos de sus vidas.

"Somos pilotos porque nosotros decidimos qué hacemos y hacia donde dirigimos, y copilotos porque compartimos la vida con los demás", insistía.

Este proyecto de vida de Albert López empezó a darse a conocer en todo el país gracias al interés de jugadores de balonmano, especialmente los de la selección española participantes en el pasado mundial de Catar, y de deportistas de todas las disciplinas.

El propio Albert lo aprovechó para intentar llegar a todas las personas y "transmitir todos los valores para vivir", tal y como él quería. Su historia la compartieron todos los medios de comunicación, su libro Piloto de un cáncer tuvo su puesta de largo en el último Sant Jordi y Albert y su proyecto de vida eran cada vez más conocidos.

Esta mañana la familia de Albert ha informado de su fallecimiento en la página de Facebook Vivir a Contracorriente. El entierro será este martes a las 14.00 horas en el tanatorio Scala Dei de Barcelona.