Publicado: 26.10.2015 15:45 |Actualizado: 26.10.2015 15:45

Muguruza se estrena en el Masters con victoria ante Safarova

La española, que compite por primera vez en el torneo de 'maestras', se impone con solidez a la checa por 6-3 y 7-6 (4). Hoy ya figura como número tres del mundo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Garbiñe Muguruza cierra el puño tras ganar un punto ante Safarova. /REUTERS

Garbiñe Muguruza cierra el puño tras ganar un punto ante Safarova. /REUTERS

Garbiñe Muguruza, la primera española aspirante a 'maestra' desde que en 2001 Arantxa Sánchez Vicario participara por última vez en Múnich en las Finales de la WTA, firmó un victorioso estreno en el cuadro individual del Masters de Singapur al batir, por 6-3 y 7-6 (4), a la checa Lucie Safarova.

En una hora y 56 minutos inauguró su casillero de triunfos la segunda cabeza de serie, brillante en el primer parcial e imperturbable en el segundo cuando, aun en desventaja, exhibió ambición, fe y las virtudes de un tenis que resulta atípico para una jugadora con pasaporte español.



Consciente, no obstante, la pupila del francés Sam Sumyk de que la lucha por cada bola será la que la conduzca hacia el éxito en el torneo de maestras, Garbiñe Muguruza corrió, golpeó e insistió en la aceleración de su muñeca, incisiva con el revés y dominadora con la derecha.

También recurrente en sus apariciones en la red, la jugadora nacida en Venezuela amenazó con su habitual agresividad al resto el primer servicio de su rival que, tras un pulso de cinco minutos, pudo, sin embargo, anotarse el juego inaugural.

Coincidiendo con el estreno este lunes de su condición de tercera mejor raqueta del circuito femenino, la española se anotó los tres siguientes: dos de manera autoritaria al saque y uno al resto, superada la zurda de Brno, octava favorita en Singapur, por la determinación de su adversaria.

La falta de provecho de seis de las siete pelotas de rotura concedidas por Lucie Safarova era, cumplido el séptimo juego, con 4-3, el único lunar en la estadística de Muguruza, debutante al igual que la checa en el torneo que hasta el 1 de noviembre reunirá a las ocho mejores jugadoras de la temporada.

La campeona del torneo de Pekín y finalista en Wimbledon y Wuhan (China) persistió en su patrón y encontró, tras 48 minutos, la recompensa de la primera manga (6-3) en su primer compromiso en el Grupo Blanco.

Safarova obligó a Garbiñe a ir al tie break

Obligada a corregir el guión del choque, Safarova sosegó sus dudas tras el discurso de su técnico, el canadiense Rob Steckley, y apostó con decisión por la búsqueda de su segunda victoria sobre Garbiñe Muguruza, a quien en el partido precedente, en los cuartos de final del pasado Roland Garros, doblegó por 7-6 (3) y 6-3.

Tras encajar un parcial negativo de 0-2, la segunda cabeza de serie, de 22 años, logró templar la reacción de Safarova y, con un valiente demarraje, asumió nuevamente el mando. Erguido el puño izquierdo bajo el techo del estadio y gritada su rabia tras el punto que le concedió el 4-3, Garbiñe Muguruza persiguió con decisión la victoria.

Así, retuvo con 4-4 y 5-5 su saque para que fuera el desempate el que entregara a alguna de las dos tenistas el segundo set. Una manga que la española convirtió en definitiva, al ganar por 7-6 (4). Solventado con éxito su estreno, en sus dos próximos compromisos en el cuadro individual -ante la checa Petra Kvitova y la alemana Angelique Kerber- buscará Muguruza un puesto en una de las semifinales del Masters de Singapur.