Público
Público

Muniain y Ander encuentran el camino

Los de Bielsa se afianzan como líderes de su grupo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ander y Muniain demuestran en una sola jugada un axioma básico del fútbol: los buenos se entienden rápido. El ejemplo más evidente se dio en el gol. Ander tiene un balón en la banda, se lo cede a Muniain, más centrado, y sale corriendo a buscarle las cosquillas a los centrales. El desenlace es obvio, Muniain, que es listo, lo ve y le devuelve el pase justo en el momento en que está rompiendo la defensa austríaca, medio segundo antes de caer en fuera de juego. Ander, claro, queda solo ante el portero y tiene la frialdad suficiente para mirar y ejecutar un tiro hasta la red. Dos movimientos rápidos y acompasados, suficiente para ganar un partido.

Los protagonistas de la victoria del Athletic son dos hombres felices. Están bajo el paraguas de Bielsa, un técnico que les entiende y les protege porque sintoniza en la misma frecuencia de fútbol de toque e inteligencia. El cariño es recíproco. En la segunda parte, sin Muniain, que tuvo que salir lesionado, los rojiblancos fueron un equipo más torpe y vulgar, faltaba magia. Ambos jugadores son pilares maestros en un equipo que sufre una profunda conversión de sus esencias. Este Athletic no es el de siempre, es una versión moderna e irreverente con la tradición. Una fórmula que, si tiene éxito, cambiará una institución de más de cien años y, si no lo hace, será recordada como la excentricidad de un técnico peculiar.

A Bielsa aún le quedan cosas por amarrar. El equipo va por rachas, en ocasiones domina, toca y toca, y en otras está a merced del contrario, que encuentra huecos con cierta facilidad en el entramado bilbaíno. El Salzburgo, guiado por Maierhofer, un delantero con cuerpo de tanque y buenos movimientos, probó a Iraizoz en diversas ocasiones e, incluso, tuvo el dominio a rachas, pero no fue suficiente para marcar gol. También tiene que pulir el Athletic las funciones de estrellas como Llorente o Javi Martínez que no desentonan, pero tampoco demuestran lo que tienen. Tareas pendientes para Bielsa.

Tiempo habrá para adecuarles. De momento, la Liga Europa da la tranquilidad del éxito. El Athletic ha ganado tres partidos con merecimiento y ha empatado uno que debió perder. Suficiente para estar en dieciseisavos de final y acechar la primera plaza del grupo.