Público
Público

Murray se agiganta ante los ojos de Ferrero

El valenciano no tuvo opción ante el británico y cayó en cuartos por 7-5, 6-3 y 6-2. Federer sigue firme tras ganar a Karlovic

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La estrella naciente del tenis británico puso fin al último tenista español que quedaba en los individuales masculinos de Wimbledon. Juan Carlos Ferrero dio la razón a los periodistas ingleses que le trataban con más respeto del que merecería en teoría el ranking con el que llegó a Londres. Ofreció en la pista central golpes de mucha clase, pero se encontró con que Andy Murray tiene tanto talento como él, en especial sobre hierba, y también más piernas y más saque. Mucho más saque.

De los 101 minutos que duró el partido, el valenciano sólo aguantó al mismo nivel que Murray algo más que la mitad. El primer set fue el que dio valor al encuentro. Ferrero nunca perdió la cara, aunque el marcador igualado era engañoso.

Su rival ganaba con facilidad el servicio y a él le resultaba muy difícil mantenerse a ese nivel. Después del partido, Ferrero admitió que le costaba 'leer el saque' del escocés. No es que habría tenido muchas opciones si Murray hubiera sido más revelador en sus movimientos.

Un ‘tie break' podría haberle permitido dar una oportunidad a la sorpresa frente al número 3 del mundo. En el momento decisivo, un gran revés de Murray y una doble falta propia le hurtaron esa posibilidad. Wimbledon aplaudió encantado y sin euforia desmedida. Parecía que el público local no contaba con un susto que le dejara sin su primer semifinalista desde 2002.

El segundo set comenzó con la única rotura de servicio obtenida por el español y un leve amago de remontada. El 3-1 a su favor fue un espejismo. Murray reaccionó y volvió a percutir con su servicio (18 saques directos en total y un 88% de puntos ganados con el primer servicio). Ferrero jugaba ya sin margen de error. Otra doble falta le hizo perderla ventaja que tanto le había costado ganar. Y prácticamente desapareció.

Murray se anotó el 6-3 con cinco juegos consecutivos ganados. 'En diez minutos he perdido el set', dijo luego el valenciano. 'Me ha ganado muy rápido y me he bajado mentalmente un poco. La verdad es que en esos momentos física y mentalmente me he venido un poco abajo'. El tercer set resultó fugaz y casi irrelevante.

El torneo ha rentabilizado de sobra la invitación que le concedió a Ferrero para jugar en su hierba. Otra cosa es que éste no haya podido llenar el vacío atronador que dejó Rafael Nadal en el torneo. No era su función. La suya era demostrar que aún le queda tenis de alto nivel en sus brazos. Lo de las piernas es más complicado de solucionar a los 29 años.

Ahora Wimbledon confía en que Murray siga haciendo soñar a los británicos. Los titulares son para el escocés mientras Roger Federer, que no es precisamente el tapado, por una vez despierta menos expectación. Ganó a Karlovic con la ley del mínimo esfuerzo. No necesitaba más. El gigante croata perdió en cada set los puntos precisos para que Federer hiciera una muesca más en su camino hacia su sexto Wimbledon.