Publicado: 04.11.2015 17:31 |Actualizado: 04.11.2015 17:31

Nacho, el canterano 'comodín' y silencioso que todo técnico quiere

El defensa del Real Madrid, que ascendió Mourinho al primer equipo por necesidad, se ha consolidado sin hacer ruido. Capaz de jugar tanto de central como en ambas bandas, anoche acaparó todos los focos por su gol de la victoria ante el PSG.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El defensa del Real Madrid Nacho Fernández lanza a puerta para conseguir el primer gol del equipo ante el París Saint-Germain. /EFE

El defensa del Real Madrid Nacho Fernández lanza a puerta para conseguir el gol del triunfo ante el PSG. /EFE

MADRID.- Nacho Fernández se convirtió en el héroe inesperado de la primera noche europea importante de la temporada para el Real Madrid en su camino a la Undécima. Entró sin calentar, cuando Marcelo dijo basta a una carga de minutos excesiva. Y su primer balón le llovió del cielo para, con calidad pero sin intención, marcar el tanto que dio el triunfo ante un PSG superior.

Llegó a la primera plantilla sin hacer ruido, con la modestia que le caracteriza, cuando José Mourinho le echó el ojo a un defensa del Castilla polivalente, rápido, firme en el marcaje y con buenas aptitudes. La necesidad de un lateral provocó que el primer equipo tirara de Nacho y fue la gota que colmó el vaso en la tensa relación 'Mou'-Alberto Toril.



Nacho, el jugador que asume su rol y que sin hacer ruido ha sido capaz de dar el salto de la cantera al primer equipo sin tener que crecer en otro club

El tiempo ha demostrado que Nacho tiene condiciones de central, posición en la que jugaba en el Castilla, pero que Mourinho no iba desencaminado en el valor que dio a un jugador que cumple en los dos laterales y que siempre está preparado para ayudar al equipo. Así lo hizo nuevamente en un día clave para dar un paso casi decisivo al liderato definitivo de grupo y tener un cruce más 'asequible' en octavos de final.

Nacho, el jugador que asume su rol y que sin hacer ruido ha sido capaz de dar el salto de la cantera al primer equipo sin tener que crecer en otro club, partía de suplente ante el PSG por la recuperación de Sergio Ramos. También está de vuelta Pepe y cuando se cerraba una puerta en el centro de la defensa se abrió un amplio ventanal en el lateral izquierdo.

El contratiempo de Marcelo y la oportunidad de Nacho

Marcelo era tras Cristiano Ronaldo el jugador con más minutos en sus piernas. Su dulce momento invitó a Rafa Benítez a no reservar al brasileño en partidos de Liga en los que podría haberle dosificado. "Yo no quiero dosificar, estoy para ayudar al equipo y me encuentro bien", dijo en la previa el jugador sin saber que el destino le tenía preparado un aviso muscular que ahora lo tendrá de baja en partidos tan importantes como el del Sevilla y quien sabe si en el clásico del fútbol español.

De golpe Marcelo se descolgó en una jugada de ataque del PSG cuando la defensa tiró el fuera de juego. Algo le pasaba. En la siguiente acción le cayó el balón a su amigo Di María que, en un gesto deportivo, decidió no encarar a un rival mermado y tiró el balón fuera. El brasileño no podía seguir. Benítez miró su banquillo y no dudó en señalar a Nacho. Sin calentar saltó al césped a los 33 minutos y apenas cien segundos después el primer balón que tocó, lo convirtió en el tanto que decidió el partido.

Nacho espera su oportunidad, no se lesiona desde que era un niño y cuando la recibe juega como entrena

La indecisión en un rechace del portero alemán Kevin Trapp la percibió Nacho. No quiso chutar y buscó rematador pero su gesto técnico fue bueno, tocando con dulzura un balón llovido del cielo que encontró el camino de la red ante la sorpresa de todos. La del jugador el primero. Era su segundo gol con el primer equipo, el primero fue ante el Espanyol, aún más especial por la importancia de la cita y en competición europea y por la dedicación al que será su primer hijo.

Jugó 556 minutos con Mourinho en sus primeras apariciones. Sintió la confianza de Carlo Ancelotti pese a la dura competencia y optó por seguir en el Real Madrid para recibir 1.368 minutos y 1.016 en los dos últimos años. Y con Rafa Benítez nada ha cambiado. En una defensa con jugadores entre los mejores del mundo en su puesto, Nacho espera su oportunidad, no se lesiona desde que era un niño y cuando la recibe juega como entrena. El 'comodín' que nunca falla ya ha jugado en lo que va de temporada 458 minutos y es internacional español con Vicente del Bosque. Camina por el éxito con la humildad del canterano.