Publicado: 07.11.2015 19:30 |Actualizado: 08.11.2015 08:00

Nacho Cases: "No sé qué preferiría,
si ganar la Champions, o aprobar
una oposición"

ENTREVISTA AL CENTROCAMPISTA DEL SPORTING. Detrás de un futbolista con tatuajes, existe un maestro vocacional, hijo de un minero, con carrera universitaria, máster y viajes a Senegal. El dinero del fútbol no ha alejado de la clase media a Nacho Cases, que hoy se enfrenta con su equipo al Atlético de Madrid (Vicente Calderón, 18,15 horas).

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11
Comentarios:
Nacho Cases persigue a Isco en el Sporting-Real Madrid de la primera jornada.

Nacho Cases persigue a Isco en el Sporting-Real Madrid de la primera jornada.

MADRID.- En su último examen, de Lengua y Literatura, ha sacado una nota de 6,1. Nacho Cases (Gijón, 1987) estudia Magisterio en la Universidad. Una vocación de la que no le ha alejado su profesión de futbolista del Sporting, donde ya suma dos décadas. Llegó a los siete años sin pájaros en la cabeza y con la humildad en la sangre, la misma que identificaba a sus padres. “Mi padre era minero y mi madre trabajaba en una cafetería”.

Hoy, es un futbolista de éxito en su tierra, pero eso tampoco le aleja de la clase media. Por eso intuye que en su futuro como profesor deberá “opositar o mandar currículums” y en ninguna de esas dos facetas se sentirá a disgusto. “Mi sueño siempre ha sido el de ser profesor”, aclara con la naturalidad que distingue a los hombres fieles a sus sueños. De ahí que en esta conversación el fútbol no sea lo primordial. “Me encanta hablar de otras cosas”.



Pregunta. ¿Sabría decir lo que cuesta enviar una carta certificada?

Respuesta. Depende del peso.

Lo sabe porque entonces envía cartas

Cartas de amor ya no, pero sí envío, sí. La última ha sido la matricula de la universidad, que fue certificada. Compré el sobre y el sello en el estanco de mi tío y luego fui a la oficina de Correos.

¿Y el recibo de su comunidad de su vecinos?

Ahora no lo sé, porque estoy viviendo en casa de mi suegra desde que nació mi hijo. Pero el de mi casa sí lo sé, claro.

No se piense que me he vuelto loco, pero con los futbolistas no se debe hablar siempre de lo mismo, no es sano

Y yo lo celebro. Me encantan estas preguntas. Al final, soy el primero al que le gusta hablar de otras cosas.

Tampoco me imagino a un futbolista de elite preparando oposiciones

"En el futuro, si no oposito, tendré que mandar curriculums a los colegios, porque tendré que trabajar"

De momento, yo no las estoy preparando. Pero este año sí me he apuntado a un máster para la educación de niños con necesidades especiales. Y en el futuro, si no oposito, tendré que mandar curriculums a los colegios, porque tendré que trabajar.

Su vida estará entre niños entonces siete horas diarias

Sí, es mi vocación. De hecho, mi mujer, que es profesora de educación infantil, ahora mismo es mi espejo. Estoy deseando escucharla cuando viene a casa y me cuenta las cosas que le pasan en clase, porque, a la vez que la escucho, aprendo de ella.

¿Por qué estudia, por vanidad o por humildad?

"Yo empecé la carrera de Derecho, estuve dos años que no me gustaron nada y decidí que no podía ir en contra de mi vocación"

Estudio porque me gusta lo que estudio, no le voy a engañar. Mire, yo empecé la carrera de Derecho, estuve dos años que no me gustaron nada, quizá porque son los más aburridos y los menos prácticos; el caso es que aprobé alguna asignatura, pero decidí que no, que no podía ir en contra de mi vocación. No sabía cómo hacerlo.

¿Y cómo se concentra ahora un futbolista, un hombre que tiene una profesión tan idealizada, para estudiar?

"Hasta los 17 o 18 años, si me preguntaban qué sería ser de mayor, yo siempre decía profesor, ni se me ocurría imaginar que algún día sería futbolista profesional"

No acepto no prepararme para el futuro. No me veo sin hacer nada el dia de mañana, uno tiene que tener argumentos. Sé que la enseñanza tiene sus pros y sus contras . Pero hasta los 17 o 18 años, si me preguntaban qué sería ser de mayor, yo siempre decía profesor, ni se me ocurría imaginar que algún día sería futbolista profesional.

Pero usted jugaba en el Sporting desde los 7 años. ¿Qué impedimento había?

Vi a amigos mayores que yo llegar hasta el filial y, sin embargo, quedarse en el camino, acabar en Tercera, en Regional Preferente, etc, y algunos me parecían tan buenos… Así que yo me agarraba a lo más normal en la vida de un chico de mi edad, que era estudiar y llegar a la universidad y vivirla y no arrepentirme de mayor de lo que no hubiera hecho de joven.

¿El ejemplo estuvo en casa?

Sin duda. En casa es donde está la mejor educación que uno puede recibir. Mire, mi padre era minero. Se iba de casa a las once de la noche y volvía a las siete de la mañana y cuando yo me despertaba siempre me daba un beso. Y ese beso significaba tanto, porque yo todos los días me acostaba sin saber si mi padre, en una profesión de tanto riesgo, volvería a casa. Intentaba quitarme el miedo durmiéndome rápido… Intentaba no pensar.

¿Cuál es el trabajo más duro que usted ha hecho?

No, ninguno, nunca he trabajado, siempre el fútbol… Pero sé diferenciar rápido la dureza de los trabajos, porque viví el ejemplo en casa… Mi madre también trabajó en una cafetería… En realidad, era la manera que tuvieron mis padres de conseguir que nunca nos faltase de nada. No lo olvidaré nunca.

¿Qué preferiría ahora, aprobar las oposiciones de profesor o ganar la Champions League?

Es una buena pregunta, pero no le quiero engañar, no sé qué responder…, me ha dejado 'out'....

Es la diferencia entre un momento que pasa y una seguridad para toda la vida

Pero ni siquiera así, de veras…, no sé…

Al principio, usted acababa los partidos con dolores de barriga. ¿Tan aburrido puede ser el fútbol?

Sí, es verdad. Pero era porque no estaba acostumbrado a un esfuerzo de ese tamaño. Entonces todavía no estaba al nivel físico. Mi cuerpo respondía con dolor de estómago. Mis nervios tampoco me ayudaban. Soy de los que no los expreso, pero los llevo dentro.

P. ¿Ha encontrado en su mundo a futbolistas alejados de la tierra?

"He encontrado a futbolistas cuyo carácter a lo mejor no me gustaba, pero supongo que eso también me pasaría en el colegio"

No creo. Sí he encontrado a futbolistas cuyo carácter a lo mejor no me gustaba, pero supongo que eso también me pasaría en el colegio con algunos compañeros. Es más, supongo que esa persona me caería igual de mal fuera futbolista, fontanero o estuviese en el paro, no tiene nada que ver la profesión, es el carácter el que marca diferencias.

¿Qué hace un futbolista con tanto dinero?

En mi caso, ahorrar y viajar, que tal vez sea mi único hobby 

¿Qué aprendió viajando?

"He estado en Cuba, en Costa Rica, en Senegal y, sobre todo, esta última experiencia me cambió para siempre"

Viajar te cambia siempre. He estado en Cuba, en Costa Rica, en Senegal y, sobre todo, esta última experiencia me cambió para siempre. Senegal me hace recordar cada día que aquí somos unos privilegiados. Fue un viaje para pensar, como decimos mi mujer y yo. Vimos gente pasándolo mal, niños en las calles, entramos hasta en alguna escuela y lo que vimos no lo olvidaremos nunca. No podemos.

¿Se declara inconformista?

No, creo que no.

Usted facilitó el pase a De las Cuevas que le dio el triunfo al Sporting en el Bernabéu, ¿qué siente hoy que se le ha descubierto una enfermedad de corazón?

"La enfermedad de corazón de De las Cuevas te hace recordar que damos demasiada importancia a la victoria y a veces nos olvidamos de la salud"

Uff, eso te hace recordar que damos demasiada importancia a la victoria y a veces nos olvidamos de la salud. Pero De las Cuevas volverá a jugar seguro, si existe alguna posibilidad irá a por ella; aquí, en Gijón, le queremos mucho y sabemos que es de los que no se da por vencido…, porque hay que ser así, en realidad.

Porque mañana le puede pasar a usted

Y entonces sería como él. Y lucharía como él.

En realidad, existen historias muy humanas entre los futbolistas

"Hay gente que mide a los futbolistas por los pendientes, los tatuajes que llevan, etc..."

Hay gente que mide a los futbolistas por los pendientes, los tatuajes que llevan, etc... Pero yo mismo tengo dos tatuajes y eso no significa que vaya a ser mejor o peor persona. Es más, yo voy a ser tan bueno o tan malo con esos tatuajes o sin ellos. Pero hay gente que no quiere medir eso…

¿No ha pensado que será de esos tatuajes cuando envejezca?

Pero entonces uno ya no se preocupará de esas cosas, ya no tendremos nada que enseñar… Y, en cualquier caso, cuando los de mi generación nos hagamos mayores vamos a dar un ejemplo novedoso, todo llenos de tatuajes, algo que nunca ha pasado y a saber como resulta, dejemos que sea el tiempo... Va a ser distinto, claro.