Público
Público

"Yo nací piloto"

Toni Elías, campeón mundial de Moto2

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Toni Elías (Manresa, 1983) reflexiona en Cheste, sentado en un sillón de su motorhomme, sobre las claves de su brillante temporada.

¿Por qué ha sido campeón?

Es como si hubiera sido un piloto oficial. Al bajar de una categoría, hemos ido con Moriwaki, y todo lo que hemos pedido para solucionar problemas lo han fabricado. Han hecho la moto con nuestras indicaciones. Esto en MotoGP no me pasó. Cada vez que pedía algo, era un continuo no. 'Es lo que hay', me decían. Así no podía avanzar ni sacar todo mi potencial. Estas facilidades me han permitido jugármela, arriesgar. Lo he tenido todo y he conseguido mi sueño de ser campeón del mundo. Ahora espero serlo de MotoGP.

¿Y eso como se consigue?

'Como persona no necesitaba ser más conocido, tener fans; como piloto, sí'

Pues consiguiendo la misma situación que he gozado este año en Moto2, como equipo y como moto. Tener facilidades cuando se solicitan nuevas piezas o cambios en la moto.

A su carrera le faltaba un título. ¿Le generó ansiedad?

Claro que sí. La peor sensación cuando compites es perder un campeonato del mundo. Y yo perdí dos. Es duro tenerlo que aceptar. Pero o logras convivir con ello o te devora. Tuve que cambiar el chip y llegó un día en que dejó de afectarme.

'A Stoner le gustan las motos bastante raras, es un problema en Ducati'

¿Y al entorno?

Yo era consciente de que, por no tener un título, siempre faltaba ese último paso de confianza de una fábrica para ficharme y poner todo a mi disposición.

¿Año de éxito, de transición o de frustración por no estar en MotoGP?

Una mezcla de todo. Primero fue una frustración no poder mantenerme en MotoGP porque, en mis últimas siete carreras, siempre estuve entre el séptimo y el quinto puesto. Con una moto satélite era difícil mantener esa constancia. Las ofertas que tuve no me convencían y decidí bajar a Moto2. Me lo tomé como un año de transición. Al final ha sido un año exitoso que me ha devuelto al gran público. Soy de nuevo más conocido, muchas marcas se interesan por mí, tengo más fans. Son cosas que no necesito como persona, pero profesionalmente son buenas. Necesitaba sentirme importante como piloto. Es una sensación que sólo he sentido ahora, como campeón.

El futuro quizás le devuelva al anonimato al regresar a MotoGP. ¿Le merece la pena?

Sin duda. Estar en MotoGP es algo único. Ganar en Moto2 no tiene la misma importancia que el mero hecho de correr en MotoGP. Ahora que he vuelto a la máxima categoría no quiero volver a salir de ella. Es mi sitio, donde pelean los mejores pilotos del mundo. Sé que va ser difícil ganar, incluso acercarme al podio, pero estar en un equipo de un solo piloto puede beneficiarme. Tengo que encontrar la constancia desde la primera carrera y, el día que se despisten, intentar hacer un podio.

¿Su experiencia previa en MotoGP le vale?

Sí que sirve. Cada año en MotoGP aprendí algo diferente. La próxima temporada será distinta porque alguna barrera mental siempre desaparece cuando eres campeón del mundo. Ahora esos miedos o pequeñas frustraciones ya no las tengo. 2011 será un año que pasar logrando los mejores resultados posibles para, en 2012, cuando entren nuevas marcas con el cambio de normativa, lograr una mejor situación. Conseguir una moto oficial y todos los beneficios que ello significa.

Rossi ficha por Ducati. Stoner, por Honda. Lorenzo y Pedrosa se mantienen. ¿Quién sale beneficiado?

Los que se quedan en sus equipos tendrán el camino más plano, lo tienen todo hecho. Eso no quiere decir que no puedan ganar. Para Valentino es muy positivo el cambio. Se mueve por motivación. Ha ganado con Honda, Yamaha y necesita algo más. Es un gran reto para él coger una moto italiana, que quizás no esté con nivel para ganar un Mundial, pero que con su llegada va a cambiar. Sé que va a intentar ganar el año que viene porque es así. Un ganador con ambición enorme.

¿La Ducati es la moto más complicada de pilotar?

Ahora mismo, sí. Es una moto con mucho potencial, pero todos los que la hemos llevado no tuvimos suerte.

¿Por qué?

Porque hay un problema que se llama Stoner. Le gustan las motos bastante raras, sin peso atrás, lo contrario que al resto. Al estar ganando Stoner con ese tipo de moto, no se han hecho variaciones para el resto y eso se ha convertido en un problema incluso para la propia marca. Seguro que todo cambiará con Valentino, porque le gusta sentir la parte trasera de la moto. En 2012, con un año de trabajo con Rossi, la moto volverá a ser querida incluso en los equipos satélites de Ducati, como ocurre con Yamaha. Estoy convencido de que Rossi va a construir una Ducati más cómoda y divertida.

Si pudiera elegir, ¿Lorenzo o Pedrosa?

Yo estoy abierto a todo; saben que por mí no habría problemas de convivencia. Yo lo que quiero es estar en un equipo oficial y trabajar. No me importa el compañero. Soy una persona con la que se puede trabajar fácil, un buen compañero y no me gustan los líos ni las disputas. Ninguno de los dos tendrían problemas conmigo.

¿Tiene explicación el dominio español?

Primero, tuvimos grandes pilotos en el pasado que nos dieron a conocer. Nieto, Tormo, Aspar, Sito, Garriga, Crivillé, Checa Tenemos una buena herencia y la estamos aprovechando. Hemos tenido buenos patrocinadores, grandes equipos, se han creado buenos campeonatos para fomentar la cantera, especialmente en Valencia y Catalunya.

¿La foto de Cheste se volverá a repetir?

Será complicado. El año que viene, España volverá a tener el mismo potencial, pero tres títulos a la vez... No sé.

¿Cuántos niños quieren ser como Toni Elías?

No lo sé porque, afortunadamente, ahora tengo que competir con muchos otros campeones. Lo importante ahora para los niños es que si quieren ser deportistas de alto nivel tienen muchos referentes: Alonso, Casillas, Nadal, Gasol Es mejor que sea así porque sin estos modelos se pueden perder muchos campeones por el camino.

¿En su caso quién fue?

Yo nací piloto.