Público
Público

Nadal busca entrar en la historia

El mallorquín se juega en la final del US Open convertirse en el jugador más joven en ganar los cuatro Grand Slam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha llegado el momento. Rafa Nadal está a un partido de hacer historia, de nuevo. El mallorquín se enfrenta al serbio Novak Djokovic a partir de las 22 horas en la final del US Open.

Es la primera vez que llega hasta el último partido del abierto estadounidense y, de ganar, el número uno se convertiría, a su vez, en el tenista más joven en ganar los cuatro Grand Slam, los cuatro grandes (Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open).

La final, que debería haberse disputado ayer, tuvo que ser suspendida debido a la lluvia que cayó durante toda la jornada de ayer en Nueva York. Este es el tercer año consecutivo en el que la final del Abierto de Estados Unidos se tiene que suspender y disputar un lunes, aunque en los dos anteriores fue debido al retraso de la disputa de las semifinales, que se tuvieron que jugar el domingo y la final por tanto el lunes.

Ante la polémica surgida por la incidencia de las condiciones medioambientales en un torneo de tal envergadura, la Asociación Estadounidense de Tenis (USTA, por sus siglas en inglés) ha salido al paso y ha defendido su decisión de continuar organizando el US Open sin estadios techados.

'Es técnicamente complejo y exige un gran esfuerzo financiero'

Tanto el Abierto de Australia como Wimbledon cuentan con techos retráctiles para lidiar con las inclemencias meteorológicas, mientras que las autoridades de Roland Garros han discutido la posibilidad.

'Es técnicamente complejo y exige un gran esfuerzo financiero. Al coste de más de 150 millones de dólares, ¿gastarían eso en un techo o seguirían financiando los programas de tenis de base en este país?', explicó el portavoz de la USTA Chris Widmaier.

Widmaier indicó que se habían invertido 100 millones de dólares en mejoras en el complejo Flushing Meadows de Nueva York en los últimos cinco años, siendo el mayor gasto un centro de entrenamiento bajo techo.

El portavoz señaló además que el dinero que genera el Abierto de Estados Unidos es destinado al desarrollo de jugadores, subsidios y becas y a la mejora de instalaciones de tenis en todo el país, lo que incluye la reconstrucción de 1.100 canchas.

Widmaier dijo que la presidenta de la USTA, Lucy Garvin, está liderando un comité que hará recomendaciones a la asociación sobre futuras mejoras en el complejo National Tennis Center, lo cual incluirá opciones para techar algunas canchas pequeñas a un coste algo menor.

'La USTA decidió que quería construir un estadio más grande'

La segunda sede del abierto estadounidense, el estadio Louis Armstrong, cuenta con 10.500 asientos en comparación con los 23.771 que tiene el estadio Arthur Ashe.

El ex tenista estadounidense John McEnroe, cuatro veces campeón del torneo y actualmente comentarista de televisión, apuntó el año pasado que había hablado con autoridades de la USTA para poner un techo en el estadio Arthur Ashe cuando el mismo fue construido para reemplazar al Louis Armstrong en 1997.

'Parecía algo obvio, pero la gente de la USTA decidió que quería construir un estadio más grande. Pero al mismo precio podrían haber tenido un estadio un poco más pequeño y con techo', añadió el ex tenista.