Publicado: 05.05.2014 19:51 |Actualizado: 05.05.2014 19:51

Nadal se encuentra con su doble en su nombramiento como Hijo Adoptivo de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El tenista mallorquín Rafa Nadal se ha encontrado, en la ceremonia del título de Hijo Adoptivo de Madrid, con su imagen reflejada en el espejo: un conductor de la EMT, de nombre José Manuel Ramiro, que incluso ha llegado a hacer de doble del deportista en un anuncio de coches.

Más de uno ha confundido a José Manuel con Nadal en el Palacio de Cibeles, un entuerto deshecho cuando han sido presentados oficialmente y han posado juntos para una foto que quedará para el recuerdo.

José Manuel Ramiro es correturnos en la cochera de Sanchinarro. A la prensa le ha explicado que todos los días le paran por la calle pensando que es Nadal y que las anécdotas son infinitas en su trabajo. "Se quedan mirando, sorprendidos. Más de uno mira al techo para ver dónde está la cámara oculta", ha relatado.

También ha explicado que el tenista y él -que sólo juega al pádel- ya se habían conocido en un rodaje y que Nadal se acordaba.

El tenista mallorquín Rafa Nadal ya es Hijo Adoptivo de Madrid, un reconocimiento dado por los 57 concejales de la Corporación que, en palabras de la alcaldesa, Ana Botella, "ha llegado a ser un gran deportista a fuerza de ser una buena persona".

La regidora se dirigió así este lunes al número uno del mundo durante un Pleno extraordinario en el que el balear estuvo arropado por su familia --su padre, su madre y su tío-- y en el que la alcaldesa le calificó como un "estandarte de los valores humanos" y un "español universal", destacando su "sencillez", su "admirable humildad que demuestra tanto en la victoria como en la derrota" y la "perseverancia".

Por su parte, Nadal dio las "gracias" por este reconocimiento en un "día especial" para él, donde dejó claro que se siente "muy cercano" a la ciudad de Madrid, que le "encanta", de la que siempre recibe su "cariño" y en la que ha vivido "emociones inolvidables".

El balear resaltó que en su papel dentro del "mundo del deporte de elite" su misión es la de "dar ejemplo". "Somos la referencia para muchos niños y no podemos ni debemos fallarles. La victoria se puede conseguir por muchos caminos, pero el respeto al rival, la humildad, el trabajo y la ilusión son los valores en los que creo, no sólo en el deporte sino en la vida. Más allá de ganar o perder, debemos ser ejemplares en nuestro comportamiento", apuntó.

"En Madrid siempre se apoya al deporte y este 'Edad de Oro' del deporte español también le debe mucho a esta ciudad, y la próxima final de la 'Champions' es un ejemplo más. Siento que este título que se me concede va más allá de mis éxitos deportivos y eso me genera satisfacción. También conlleva una responsabilidad y por eso me comprometo con Madrid y me pongo a su disposición", sentenció Nadal.

El título de Hijo Adoptivo de Madrid no es el único reconocimiento de la ciudad que tiene en su haber el número uno del mundo ya que hace siete años recibió la Medalla de Oro de la Ciudad por sus extraordinarios méritos en el deporte, obtenidos sólo con 20 años, y por su apoyo incondicional al Masters 1000 de Madrid.