Público
Público

Nadal gana entre tinieblas

Djokovic se estrena hoy ante Berdych y Ferrer lo hará frente al escocés Murray

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jugando así Nadal puede ganar a Fish, de hecho ayer lo hizo en el tie break del último set (6-2, 2-6 y 7-6), pero no puede ganar el torneo. Los gallos no le permitirán que con las piernas pesadas y los tiros cortos se lleve el trofeo de maestros, su suerte ayer fue competir contra el octavo del mundo, el peor de los mejores. Para el siguiente paso Nadal tendrá que subir varios peldaños. Y no parece que queden fuerzas para dar ese salto de calidad.

Se nota el cansancio en el balear. Su larguísima temporada le ha llevado a una respiración entrecortada y aparatosa entre punto a punto, como si cada jugada fuese un maratón, todo lo contrario a lo habitual en él. El atleta no ha salido a la pista en Londres, Nadal parece un jugador normal de esos que no son capaces de recuperar varias veces la posición en cada punto. Aún tiene momentos de lucidez y algunos golpes que le hacen diferente, pero sin consistencia no será suficiente. No valen los arrebatos de magia, necesita el duro trabajo de ganar punto tras punto.

Y, a pesar de todo, ganó. Porque tuvo un poco más de corazón y porque Fish tuvo mucho miedo de la victoria. Algunos jugadores tienen un techo de cristal, una barrera que les permite ver la victoria pero no llegar a ella. Los nervios son una cuestión psicológica y no ganar siendo mejor es algo directamente relacionado con la cabeza. Nadal, por pundonor y estatus previo, consiguió llevarse un partido en el que jugó a rachas, casi siempre peor que su rival.

El partido fue raro desde antes incluso de que empezara. No es habitual ver un parón medico cuando aún no se ha jugado un punto, pero ayer Nadal lo llevó a cabo. Tampoco es normal que después de un set uno de los jugadores, también Nadal, salga corriendo al baño. Y no es normal ver un top-10, en este caso Fish, tirar a la basura un partido que debió ganar. Nadal vence pero no ha empezado bien.