Público
Público

Nadal, lágrimas sobre la tierra

Rafa gana su quinto título en París y recupera el número 1, hasta ayer de Federer. El español se emocionó en cuanto acabó la final ante Soderling

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La alegría no era ganar, era volver. Cuando terminó el partido, Nadal se tiró al suelo miró al cielo y rompió a llorar como nunca antes había hecho. Un llanto prolongado, profundo, casi desconsolado, de ese tipo de lloros que suponen una catarsis absoluta. El balear hace tiempo que convirtió la victoria en rutina, pero esta no es una más, es la demostración de que Nadal sigue vivo y ansioso por volar alto, que las lesiones existen pero no ha llegado aún la que le deje fuera del negocio.

'Ha sido muchísimo más que un sueño estar aquí después de un año muy duro', comentó cuando recibía el trofeo de los mosqueteros, ese que señala al campeón en París y del que el español ya tiene cinco reproducciones. Ya no intenta esconder lo mal que lo ha pasado. Ha estado un año diciendo que se encontraba bien, minusvalorando los malos momentos de cara al público como defensa, aunque las sensaciones no siempre acompañasen. Ahora ya no necesita decir que está bien, lo demuestran los hechos.

Con 24 años,el balear logra su séptimo grande e iguala a McEnroe

Su tenis durante los 15 días de Roland Garros -extensible a los dos meses de la temporada de tierra- ha sido perfecto. Los datos dejan en ridículo al resto de tenistas del mundo: no ha perdido un solo set en París, ha ganado 22 partidos consecutivos y sólo ha cedido dos mangas (Almagro y Gulbis hicieron la heroicidad). Nunca nadie había llegado a estas cotas sobre la tierra, su juego defensivo es algo nunca visto, sus armas de ataque se depuran cada día para formar un jugador sin fisuras.

Aunque parezca increíble todo este periplo victorioso lo ha hecho con una mochila llena de plomo en la espalda. Como él mismo reconoció tras el partido durante estas últimas semanas, la ansiedad ha sido una compañera de viaje que lastraba sus sensaciones. A pesar de la carga ha llegado a buen puerto. 'Durante todo el año no he podido contener los nervios, hoy he conseguido serenarme', comentó tras el encuentro. La mano no le tembló ni siquiera cuando Soderling disponía a su favor de bolas de break. Las ocho que tuvo terminaron del lado de Nadal, que no perdió su servicio en todo el partido. Las dudas de los últimos meses se han disipado poco a poco. Primero ganó un torneo, luego venció a un top-10 (Federer ni más ni menos) y , finalmente, cerró el círculo y volvió a hacer de la pista Philippe Chatrier el patio de su casa.

Su rival le felicitó augurándole más victorias en Roland Garros

Soderling, rival y verdugo el año pasado, sólo pudo reconocer la evidencia. 'Si sigues así ganarás muchos más', comentó en la entrega de premios. Ha pasado los últimos meses asegurando que podía volver a ganar a Nadal en París, que aquella derrota nada tenía que ver con la lesión de rodilla y que quizá él tampoco tuvo su mejor día cuando batió al balear. A tenor de lo visto en la central parisina, todo era una bravuconada, Nadal en estado puro es imbatible sobre la tierra y no sólo para Soderling. Sólo el español es capaz de terminar una final de Grand Slam con sólo 16 errores.

El encuentro fue dominado de cabo a rabo por Nadal, que supo defenderse de los ataques de Soderling y varió el juego a la perfección. Hasta el saque funcionó, hizo siete aces, los mismos que su rival, especialista en esas artes. El de hoy es su quinto Roland Garros. Se queda a sólo uno de Borg como el mejor en el torneo parisino. Si el mundo no cambia mucho en un año, lo alcanzará el próximo junio.

Los hitos se acumulan y asusta pensar que sólo hace cuatro días que cumplió 24 años. Hoy aparece ya como número 1 del mundo, no ha dejado pasar un año desde que lo perdió. Su ventaja, además, puede maximizarse en los próximos meses, ya que no defienden ningún punto del pasado año hasta el Masters de Canadá. Él no le da importancia, prefiere la gloria de los títulos y de eso también tiene para dar y regalar. Logró su séptimo Grand Slam, guarismo de leyenda porque nombres del calibre de McEnroe y Wilander dejaron sus carreras en esa cifra. En el siguiente escalón están otros tres colosos: Agassi, Lendl y Connors. A este nivel, puede igualarlos en Wimbledon, dentro de un mes.

Rafa recupera el nº 1
Otra vez delante de Federer
La lista de la ATP se actualizará hoy y volverá a tener a Nadal como número 1. Sus 8.700 puntos superan los 8.390 que acumula el ahora número 2, Federer. La última vez que llegó a esa posición se mantuvo durante 46 semanas. El suizo se queda con 285 semanas, por lo que aún no iguala las 286 que estuvo Sampras.

Séptimo Grand Slam
A la altura de los mejores
Nadal consigue esta cifra con 24 años. Sólo 11 tenistas en la historia superan ese tope, cinco de ellos previos a la era Open. Con siete se encuentran McEnroe, Wilander, Sears, Lacoste, Cochet, Larned, Renshaw y Newcombe. Con ocho Agassi, Lendl, Connors, Fred Perry y Ken Rosewall.

5º Roland Garros
Sólo Borg, con 6, le supera
Con la victoria de ayer, Rafa deshizo su empate con Cochet en la clasificación histórica de Roland Garros. Sólo Borg, con seis, está por encima del balear, que logró el decimotercer título español sobre la tierra parisina. Es el cuadragésimo torneo ganado por Nadal, que hasta la fecha ha disputado 52 finales.

39 victorias en París
Sólo le ganó Soderling
De los 40 partidos que ha jugado Nadal sobre la tierra parisina, ha ganado 39. En su carrera ha ganado 203 partidos sobre la superficie y sólo ha perdido 16.