Publicado: 27.01.2014 13:46 |Actualizado: 27.01.2014 13:46

Nadal, más número 1 pese a la pesadilla australiana

El español amplía su diferencia sobre Djokovic. El mundo alaba su actitud en la final. Wawrinka se coloca tercero de la ATP tras conquistar su primer 'grande'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Rafael Nadal abandonó Australia con la decepción de la derrota ante el suizo Stanislas Wawrinka, dándolo todo y vaciándose, como él mismo expresó, y con un aceptable colchón de 3.710 puntos (14.330 en total en el ránking ATP) sobre el serbio Novak Djokovic. Pese a la tremenda decepción de ver escaparse su segundo título en Melbourne y el 14º 'grande' de su carrera, el número uno del mundo ha visto este lunes compensado su tremendo torneo al aumentar su ventaja frente a Nole al frente del tenis mundial.

Podía haber sido más, 4.510 y un total en la lista de 15.130 si Nadal no hubiera sufrido el inoportuno percance de la espalda durante el peloteo previo a la final, hubiera competido en igualdad de condiciones con "Stan" y hubiera prevalecido quizás ante el suizo con la misma fortaleza que en sus 12 anteriores confrontaciones, siempre con victoria del de Manacor.

Pero el zurdo español expresó, con lágrimas en los ojos, tras su derrota que hay que afrontar estas adversidades con mente abierta. "Es parte de nuestra vida, la de un deportista, hay que aceptarlo y uno no puede hacer nada más", dijo Nadal, triste porque pensaba que era su oportunidad, en una edición en la que también había tenido que sortear los problemas de su llaga en la mano izquierda.

"Me hacía ilusión, lo había luchado bien, con la llaga, con rivales difíciles, jugado a un gran nivel cuando lo necesite, contra Monfils muy bien. No ha sido el día para aprovechar las oportunidades, y estas no son eternas", expresó. "Es parte de mi vida, del deporte, y no es el fin del mundo", comentó un Nadal más positivo que nunca ante el contratiempo.

Nadal aceptó la derrota, nunca mejor dicho, con deportividad. Aceptando la otra cara del deporte. Luchando sin bajar los brazos tal y como hizo el australiano Roy Emerson en 1965, último en recuperarse de dos sets abajo para ganar la final en cinco ante su compatriota Fred Stolle: 7-9 2-6 6-4 7-5 y 6-1.

Las quejas de Wawrinka al juez de silla cuando Nadal pidió salir de la pista para ser atendido por el fisioterapeuta del torneo se tornaron en comprensión en la entrega de trofeos. El suizo comprendió, entonces, el sufrimiento con el que el español había disputado todo el partido y le demostró su respeto. 

Nadal, incluso, llegó a pedir disculpas al público congregado en el Rod Laver Arena por no haber podido jugar al nivel que acostumbra y haber terminado el partido renqueante. Una actitud y unas palabras que han sido alabadas por multitud de medios de comunicación alrededor de todo el mundo.

Unas lágrimas del de Manacor que recuerdan a las del argentino Guillermo Coria en la final de Roland Garros en 2004, cuando unos calambres le impidieron acabar ganando un partido que tenía dominado a su compatriota Gastón Gaudio en los dos primeros sets, y que terminó cediendo por 0-6, 3-6, 6-4, 6-1 y 8-6, luchando contra el dolor pero también sin recompensa como Nadal.

Y en esto Wawrinka, uno de los jugadores más admirados por su técnica, su depurado y estilizado revés a una mano, un jugador que actuaba deliciosamente pero no remataba con su excelente y depurada estética, gana su primer título del Grand Slam. A sus 28 años alcanza 'Stan' su plenitud y da un golpe sobre el 'establishment' impuesto por el 'Big Four' en los últimos años. 

El circuito se tambalea, porque 'The Man' ha sido el destinado a romper la racha de 16 Grand Slams ganados de forma consecutiva por el grupo de los cuatro grandes, Nadal, el suizo Roger Federer, el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray, desde que el argentino Juan Martín del Potro tuvo la osadía de tumbar a Federer en la final del Abierto de Estados Unidos en 2009, cuando ellos llevaban ganados 34 de los 35 'majors'.

Con su victoria, llega un cambio en la clasificación. Tras los dos monstruos que ahora mismo son Nadal y Djokovic, irrumpe con fuerza en la tercera plaza Wawrinka (5.710 puntos), seguido de Del Potro, David Ferrer, Murray, Berdych y Federer, y la lucha por alcanzar a Pete Sampras, con 14 grandes en su carrera, tendrá su próximo escenario en París, donde Nadal puede igualar a "Pistol" Pete.