Público
Público

Nadal se queda sin fuerzas

El español nota la inactividad y pierde sus dos finales en Viña del Mar.  "Me falta velocidad de reacción, me falta energía y potencia en las piernas", se lamenta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A Nadal las fuerzas le aguantaron hasta el momento definitivo en Viña del Mar y se quedó a las puertas de conquistar el título chileno tanto a nivel individual como en dobles. Primero, perdió contra el argentino Horacio Zeballos por 6-7 (2), 7-6 (6) y 6-4 en tres horas de encuentro y después, junto a su amigo Juan Mónaco también cayó contra la pareja italiana conformada por Paolo Lorenzi y Potito Starace.

Sin embargo, nada se le puede reprochar al de Manacor, que regresaba en este torneo a la competición después de permanecer retirado durante siete meses por una lesión del tendón rotuliano de su rodilla izquierda.

El partido se puso difícil desde el inicio para el mallorquín debido a la contundencia en el saque del sudamericano, quien mantuvo todos sus servicios, lo que obligó a llevar el parcial al desempate, que el español ganó por 7-2, tras 53 minutos de juego. El segundo capítulo siguió la misma tónica y llegó de nuevo el desempate. Sin embargo, fue el argentino quien esta vez se lo adjudicó por 8-6, después de una hora y 2 minutos.

El tercer y definitivo set arrancó con una rotura de servicio para cada uno y se definió finalmente en el décimo juego con una segunda rotura para el sudamericano, que de esta forma logró el primer título de su carrera.

Tampoco tuvo suerte Nadal en el dobles junto a Juan Mónaco. En el primer set, Nadal y Mónaco sintieron los efectos de la caída del manacorí en individuales, pues mostró mucha imprecisión en el juego.

Prueba de ello fueron las dos roturas de servicio logradas por los italianos, quienes se quedaron con la manga en menos de media hora. En el segundo parcial, Lorenzi y Starace consolidaron su rendimiento, volvieron a conseguir una rotura y con ello se llevaron a la postre el campeonato de dobles.

Nadal remarcó que aún carece de las condiciones habituales que caracterizan su juego: 'Me falta velocidad de reacción, me falta energía y potencia en las piernas para poder alargar más las pelotas, cosas que he tenido durante toda mi carrera'. 'Juego con lo que tengo y hoy no tengo más', manifestó.

Pese a ello, hizo un balance positivo de su regreso al tenis, teniendo en cuenta, dijo, que 'hace unas semanas no sabíamos cómo iba a responder el cuerpo o la rodilla en general'. El actual número cinco del mundo reconoció sin embargo que 'hay días en que la rodilla está mejor, hay días en que está peor, y eso afecta a mi rendimiento'.

Con respecto a su derrota ante Horacio Zeballos, Nadal afirmó que 'es una pena no ganar la final. Estuve a dos puntos de conseguirlo. No voy a negar que me habría gustado ganarla' y reiteró que su prioridad no son los títulos sino, agregó, 'seguir mejorando mis sensaciones en la pista'.