Público
Público

La NBA arruinaría a Forlán

Rudy, sancionado con 50.000 dólares porque su agente declaró que se quería ir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay misericordia en la NBA. Para lo que quieren. Y Rudy ya lo sabe: si sus agentes hablan, debe rascarse el bolsillo. Ayer le cayó una multa de 50.000 dólares: la segunda desde que juega en Estados Unidos.

Ayer regresaba a Nueva York el comisionado de la NBA, David Stern, tras su gira promocional por España. Horas más tarde, el departamento disciplinario informaba de la multa de 50.000 dólares (36.000 euros) que le había sido impuesta al escolta mallorquín, que juega en los Trail Blazers de Portland. 'Declaraciones públicas en detrimento de la NBA'. Ese es el concepto por el cual ha sido sancionado Rudy y que implica multas de 25.000 dólares o 50.000 en caso de reincidencia.

La sanción económica fue impuesta por los comentarios que su agente europeo, Gerard Darnes, llevó a cabo el miércoles pasado en el programa 95.5 FM's Morning Sports Page, una emisora de radio local. En ellas expresaba el deseo de su cliente de regresar a España. La temporada pasada sólo dos jugadores, Stephen Jackson (Warriors) y Nate Robinson (Knicks), fueron sancionados por el mismo concepto.

El abogado José Rodríguez, experto en derecho deportivo, considera que esta 'es una sanción injusta'. 'Ya me parecería excesiva incluso si las palabras las hubiera pronunciado el jugador, pero si lo ha hecho su agente esto es muy estricto. No entiendo que a una persona se le sancione por lo que ha dicho un tercero', destaca Rodríguez.

En Europa sucede lo contrario: son los agentes (con excepciones como Forlán) los que se queman en las declaraciones difíciles, ligadas a los deseos de ser traspasados.

Hace un año, Dimitri Seluk, agente del barcelonista Touré, declaraba: 'No estamos contentos, Touré no está jugando y si viene un equipo como el Manchester City o el Chelsea estaremos dispuestos a negociar'. Meses después, Mino Raiola, representante de Ibrahimovic, retaba al Barça: 'Guardiola se irá del club antes que Ibra', aventuró, de forma equivocada.

Paradójicamente, Rudy no fue sancionado cuando manifestó en la pretemporada que no estaba a gusto en la NBA. 'Echo de menos mi familia, mis amigos y pienso que el estilo del baloncesto europeo me va más'. Pero sí le multaron un mes antes (25.000 dólares) por unas palabras de su agente americano, Andy Miller. 'El Portland debe permitirle jugar en Europa', exigió.

'Aquí se defiende más la libertad de expresión y su límite es la colisión con otros derechos o el insulto' señala José Rodríguez. 'Si, por ejemplo, Messi dijera que la Liga española es una desastre, no le pasaría absolutamente nada', concluye el abogado. En Europa la lista de deportistas que anuncian sus deseos de cambio es interminable. Los agentes de Ibrahimovic y Touré aireaban sus problemas con el Barça. Y Forlán se arruinaría en la NBA.