Público
Público

La necesidad y la virtud

Ante el Barça, que busca recuperar la fiabilidad, la afición del Atlético no soportaría otro fiasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El viernes, la plantilla del Atlético acudió al tanatorio a dar el pésame a la familia de Diego Alcalá, alevín rojiblanco fallecido tras ser golpeado en la cabeza por un banquillo móvil que se le cayó encima durante un partido. Cada jugador vistió como quiso, y Ujfalusi se presentó con gorra y un pantalón rapero decorado con un puñado de calaveras en la parte exterior de cada pernera. Nadie reparó en tan macabra elección o, al menos, nadie lo evitó.

Así es el actual Atlético. Un club sin identidad. Ni en los despachos ni sobre la hierba. Con la elección de Abel como sustituto de Aguirre se buscaba, fundamentalmente, recuperar el espíritu rojiblanco perdido. No lo ha hecho y, muy al contrario, ha tomado decisiones que, amén de ineficaces, han hurgado en el herido corazón de los aficionados.

Los atléticos no conciben la rehabilitación de Pablo defensa que en 2006 firmó un precontrato con Juan Palacios, candidato a la presidencia del Real Madrid y, sobre todo, se llevan las manos a la cabeza al comprobar que el nuevo técnico insiste en machacar al Kun, uno de los contados remansos de esperanza a los que encomendarse aún.

Eliminado de la Copa y tocado en la Liga de Campeones, en la Liga el Atlético no puede descolgarse más de la zona europea. Necesita ganar hoy al líder o, como mal nada menor, sumar un punto. Antes de jugar, está a tres de la UEFA y empatado con el Deportivo.

Abel parece descolocado. Ayer pretendió transmitir seguridad en sí mismo 'la línea del equipo es buena', pero existen indicios que apuntan a un cambio de sistema e incluso a alguna sopresa en la alineación. Cuenta con Agüero como titular, pero sin la convicción que merece por su categoría. Justo lo contrario que Messi. Para Guardiola, su argentino es intocable. El entrenador del Barcelona sí le considera imprescindible. Cuando le reserva lo hace por pura precaución y nunca en las grandes ocasiones. Messi cumple hoy 100 partidos en Liga.

La Pulga es el líder, reconocido e idolatrado, de un equipo que busca despejar su horizonte. En las últimas semanas su cómodo liderazgo, fruto de un fútbol exquisito, se ha visto ensombrecido por ciertas dudas achacadas a un bajón físico. Guardiola, fiel al ideario azulgrana, tira de cantera para suplir las bajas de los sancionados Keita y Piqué. Convocó a Pedro y Víctor Sánchez, quien incluso apunta a titular. Otra virtud de club grande.