Público
Público

Ni frío, ni calor: cero goles

El Barça es incapaz de derretir al Rubín Kazan y sigue sin dejar resuelto su pase a octavos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El partido acabó como el chiste. Ni frío, ni calor: cero goles. A cinco bajo cero y ante un rival de acero, el Barça fue incapaz de derretir ese bloque de hielo que es el Rubín Kazan. El campeón ruso, al que Guardiola por algo trató de señor y del que dijo que es uno de los equipos mejor trabajados que ha visto, dejó que el Barça se sintiera como en su casa. No le discutió el balón y le cedió medio campo, aunque a cambio los disciplinados y aplicados futbolistas tártaros cerraron todas las vías para que los azulgrana no sacaran provecho de su apabullante porcentaje de posesión.

El Rubín se ha erigido en el antídoto del Barça. No sólo ha sumado cuatro de los seis puntos que se han disputado, sino que apenas le ha permitido crear ocasiones de gol. Preocupante, o cuanto menos significativa, es la sequía goleadora del Barça en Liga de Campeones: tres dianas en cuatro partidos. Anunciada fue la dureza del grupo en el que se vio enmarcado el equipo catalán, aunque nadie podía esperar que, a falta de dos jornadas, aún no haya nada decidido.

Los de Guardiola monopolizaron el balón, pero sin sacarle rendimiento

Guardiola presentó el partido de ayer como una final y fue coherente al alinear a su mejor once, con Alves de vuelta y Puyol junto a Piqué. La sorprendente derrota del Camp Nou ante el equipo tártaro obligaba a los azulgrana a ganar en Kazan. Como era de esperar, el Rubín planteó el mismo entramado que en Barcelona, con la diferencia de que esta vez no se encontró con un gol a los pocos minutos y su objetivo fue siempre el mismo:el 0-0. Berdyev colocó a sus 11 jugadores esperando en campo propio con una única consigna: sacrificio y paciencia para correr, no detrás del balón, sino de las opciones de pase que el Barça generara con su monopolizadaposesión.

Un lanzamiento de Ibrahimovic al palo a los tres minutos hizo presagiar un partido asequible, pero fue un espejismo. Es más, el susto provocó que los rusos se encerraran aún más en su caparazón. Otro dato: Valdés no tuvo que intervenir hasta el minuto 40, aunque lo hizo con enorme mérito, sobre todo porque en su caso el frío sí que era un enemigo más que justificado.

El Barça iniciaba y reiniciaba, tocaba una y otra vez, movía la pelota de lado a lado, de dentro afuera y de afuera a dentro, pero no había manera. El entramado táctico del Rubín, en el que César Navas desempeña un papel estelar, parecía un jeroglífico indescifrable para los azulgrana. Xavi, su habitual GPS, no emitía señales y los tártaros se crecían por momentos. El empate era un botín suficientemente suculento como para defenderlo sin remilgos. Por contra, el punto no le servía a los de Guardiola para dejar encarrilado el pase a octavos, de ahí que insistieran con tanto tesón como ineficacia.

Los rusos se han convertido en el equipo antídoto del campeón de Europa

Al Rubín el balón le duraba apenas unos segundos, aunque a diferencia del Barça, que masca las jugadas, a los rusos les bastaba con tres toques para montar un contra. Sobre todo si el Chori Domínguez andaba de por medio.

Las manecillas del reloj corrían en contra de los dos equipos. Al Barça cada vez le quedaba menos tiempo para abrir la lata y al Rubín, una eternidad para evitarlo. Aún así, Valdés evitó otra vez el gol de los rusos, esta vez a pies del recién entrado Bukharov, a quien Domínguez dejó solo con otro movimiento de alta gama.

Guardiola movió banquillo y dio entrada a Henry por Keita, con lo que Iniesta se retrasó a la zona de creación. La entrada de Tití generó un par de ocasiones de peligro, pero fue el propio delantero francés el que no las aprovechó. El Rubín se salió con la suya.

RUBIN KAZAN - 0: Ryzhikov; Salukvadze, Ansaldi, Sharonov, César Navas; Noboa, Semak, Ryazantsev, Kaleshin; Karadeniz (Bukharov, min.62) y Domínguez.

FC BARCELONA - 0: Valdés; Alves, Abidal, Puyol, Piqué; Touré, Keita (Henry, min.83), Xavi; Iniesta, Messi e Ibrahimovic.

ÁRBITRO: Konrad Plautz (AUT). Amonestó a Semak (min.73) y Ryzhikov (min.89) por parte del Rubin Kazan; y a Puyol (min.75) por parte del FC Barcelona.

ESTADIO: Centralniy