Publicado: 09.07.2014 18:31 |Actualizado: 09.07.2014 18:31

Nibali sale reforzado del pavés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El holandés Lars Boom, del equipo Belkin, se impuso en la quinta etapa del Tour de Francia, que comprendió entre Ypres y Arenberg, con siete tramos adoquinados, en la que el italiano Vicenzo Nibali salió muy fortalecido y mantuvo el maillot amarillo. El ciclista del Astana entró tercero en la meta a 19 segundos del vencedor y acompañado de su compañero de equipo y segundo en la general, el danés Jakob Fulglsang.

El principal damnificado fue el británico Chris Froome, vencedor de la pasada edición y que sufrió dos caídas, lo que le obligó a retirarse en medio de unas difíciles condiciones climáticas, donde las fuertes lluvias que provocaron numerosos corredores diesen con sus huesos en el suelo. Uno de ellos fue Alejandro Valverde, quien tras caer tuvo que hacer buena parte de la etapa con la bicicleta de su compañero de equipo José Joaquín Rojas, siendo ésta más pequeña que la suya. Valverde sufrió una caída antes de afrontar el primer tramo adoquinado, lo que le hizo perder contacto con el grupo principal. A partir de la caída estuvo toda la etapa persiguiendo al grupo de Nibali, que ha sido superior en el grupo de candidatos. El líder de Movistar reconoció que se había sentido "muy mal de nuevo, me han tirado y me ha tenido que dejar la bicicleta José Joaquín Rojas. Iba incómodo, muy bajo, pero he salvado el día bastante bien".

Alberto Contador también tuvo dificultades en la etapa de este miércoles.El ganador de las ediciones de 2007 y 2009 se quedó descolgado en el segundo tramo adoquinado y tuvo problemas mecánicos en su bicicleta, con lo que perdió 2.35 segundos con el italiano y ahora está a 2.37 en la general. "Ha sido un día muy complicado, la verdad es que había que tener cuidado. He perdido mucho tiempo. Nibali ha estado en el sitio exacto en el segundo sector, que es cuando se ha roto el grupo. He salvado el día sin caídas. Ya llegará mi terreno", dijo el ciclista de Pinto. Sobre sus problemas mecánicos, Contador comentó que "la bicicleta no iba bien porque con el barro no bajaban los piñones pequeños y no podía seguir el ritmo".

La victoria de la etapa fue para el holandés Boom, de 28 años, campeón del mundo de ciclocrós en 2008 y que supo negociar los tramos adoquinados en medio de la lluvia y las difíciles condiciones climáticas. El ciclista del Belkin, vencedor mundial sub'23 contrarreloj en 2007, consiguió su primer triunfo en la ronda gala tras haber ganado una etapa en 2009 en la Vuelta a España.