Publicado: 10.03.2014 13:41 |Actualizado: 10.03.2014 13:41

Nike y Adidas se disputan en el Mundial de fútbol un mercado de 5.000 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A tan sólo tres meses de la celebración del Mundial, Adidas y Nike están cuadrando una batalla de márketing que iguale la feroz rivalidad de naciones como Brasil y Argentina. Los gigantes de la ropa deportiva dominan el sector del equipamiento deportivo, que reporta más de 5.000 millones de dólares al año (3.605 millones de euros). Compiten por el liderato del mercado en el suministro de botas de alta tecnología y camisetas para los seguidores inspirados por el argentino Lionel Messi, que lleva Adidas, o el nuevo ídolo brasileño Neymar, al que patrocina Nike.

Fabricante alemán de calzado deportivo desde los años cincuenta y patrocinador de la Copa del Mundo, Adidas considera el fútbol como su territorio y quiere evitar ser superada por la más joven pero también más grande Nike, como ha pasado en otros deportes. "Olviden todo lo que hayáis podido oír o leer sobre un débil comportamiento de Adidas en fútbol en 2013. Lideramos esta categoría, que está en el alma de Adidas", dijo el consejero delegado de Herbert Hainer la semana pasada. "2014 es un año futbolístico y será un año futbolístico de Adidas", añadió, apuntando a un récord de ventas anuales relacionadas con el fútbol de 2.000 millones de euros. Sin embargo, Hainer admitió que la competencia es feroz, con las dos principales marcas compartiendo cerca del 80 por ciento del mercado para los productos relacionados con el fútbol.

Nike ha construido su negocio con rapidez, después de haberse involucrado en el fútbol hace tan solo 20 años cuando el Mundial se jugó en Estados Unidos. Genera ingresos de 2.000 millones de dólares en el deporte y también se autodenomina marca líder en el fútbol. Proporcionará el equipo al anfitrión, Brasil, y a un total de 10 de los 32 participantes de la Copa del Mundo este año (superando en ese aspecto a Adidas y a Puma).

El jefe de marca de Nike Trevor Edwards dijo que las ventas deberían experimentar un impulso adicional debido a que el Mundial es en Brasil, el hogar espiritual del fútbol estiloso. "No podíamos estar más emocionados ante una Copa del Mundo que se celebre en Brasil. Va a resonar en todo el mundo", dijo a Reuters.