Público
Público

El niño que quiere ser Raúl de mayor

El malaguista Juanmi logra un doblete con 17 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fue uno de los estandartes de ese Málaga demoledor durante 35 minutos en La Romareda. Juanmi (Coín, 1993) se convirtió el domingo en el jugador más joven en la historia de la Liga en marcar dos goles en un partido. Con 17 años y 115 días. A principio de 2010, ya apareció en la alineación del primer equipo. Su gol ante el Getafe en Copa del Rey marca el tope de precocidad de un jugador español en competición oficial (16 años, 7 meses y 24 días).

'Llegué al Málaga con 10 años. Marqué 76 goles en una temporada jugando contra equipos de la provincia. Luego pasé a infantiles y con 16 años empecé a entrenarme con el primer equipo. Mi primera convocatoria fue en un partido de Liga contra el Sporting', recuerda el malagueño.

Su biografía vuela a la velocidad de la luz. El club ya se ha blindado ante las posibles ofertas a su gran promesa. A principios de agosto, Juanmi fue renovado hasta 2015. El portugués Jesualdo Ferreira, su entrenador, le ha dado toda la confianza del mundo en este comienzo de temporada. 'Fue el domingo por la mañana cuando me confirmó que iba a ser titular. En el descanso, después de marcar los dos goles, me dijo que siguiera con el mismo trabajo', apunta el delantero.

El nombre de Raúl acompaña la trayectoria de Juanmi. Existen algunos paralelismos entre el mito madridista y esta joven promesa. Uno y otro se dieron a conocer a los 17 años en La Romareda. Otro dato los une: sólo disputaron un partido con el equipo filial antes de aparecer en el primer equipo. 'Raúl es mi referencia, siempre me he fijado en él desde pequeño. Me gusta su movilidad, su lucha, su gol. No sé si tengo cosas de él, pero la gente dice que me parezco en algo', reconoce.

Toda esta brillante trayectoria tiene una mancha por una chiquillada. Una travesura propia de su edad en una concentración con la selección sub-17. Juanmi, junto con el gaditano del Liverpool Suso, no fue convocado para el Europeo de la categoría debido a un acto de indisciplina en la fase de clasificación disputada en Irlanda del Norte el pasado mayo. La noche previa a un decisivo partido ante Polonia, ambos jugadores se dedicaron a interrumpir el descanso de sus compañeros. Gritos, juegos y carreras en una noche de juerga. Ante esta actitud, el seleccionador, Ginés Meléndez, optó por apartarlos del grupo y prescindir de dos de sus estrellas para el torneo final.

Olvidado y corregido ese tropezón. Juanmi ha comenzado el curso como un cohete. El Málaga saca una vez más partido de ese filón que es su cantera. El proyecto denominado La Base ya dio buenos frutos la temporada pasada con la aparición en el equipo de un buen número de jóvenes promesas.