Público
Público

No hay crisis para la muñeca de Teodosic

El ejecutor de España en el Mundial de Turquía no para de revalorizarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un año después, ayer se cumplió el aniversario y a los jugadores de Scariolo no se les olvida la estampa de Teodosic frente a Garbajosa, tras un cambio defensivo con Llull, flotándole a más de ocho metros del aro. El base serbio se levantó a cuatro segundos para el final con empate a 89 en el electrónico. El intento de punteo de Garbajosa, pese a su superioridad en centímetros, fue inútil. El triple se clavó limpio en el aro de España, que se quedó fuera de las semifinales del Mundial de Turquía. 'Volvería a ordenar que la jugada se defendiera sin falta tal y como se hizo', dijo ayer Scariolo.

Un año después, la afamada muñeca de Teodosic no conoce la crisis económica que también golpea con dureza al baloncesto. Ha dejado el Olympiacos griego, incapaz de hacerse con su sueldo, para trasladarse a Moscú porque al CSKA no le ha importado pagar casi dos millones de euros por el traspaso. La misma cantidad que percibirá el líder de la selección serbia en los próximos tres años.

Con 24 años, Teodosic no ha parado de revalorizarse. Fue elegido el mejor jugador de la Euroliga en 2010, galardón que recibió este verano, casi a la vez que se oficializaba su fichaje por el CSKA, donde pensará y ejecutará con asiduidad el plan ofensivo. Se ha ganado la jerarquía para ser un base con manga ancha para autoerigirse en el tirador definitivo. Tanto que ha conseguido imponer a todos sus entrenadores una especie de juego con el que creció desde que levantó la mano para quejarse a un entrenador colegial. Teodosic no aceptaba que otros compañeros tiraran más que él, así que su técnico le dijo: 'Lanzarás el primer tiro que tengamos y, si lo encestas, también tirarás el segundo'.

Desde entonces, Teodosic no ha abandonado esa costumbre y tampoco duda en imponer horarios de entrenamientos. Nada más fichar por el CSKA, eligió dorsal, el 4, en homenaje a su amigo griego Papaloukas, que lo lució con anterioridad en el club moscovita. 'Cuando Papaloukas se retire, pasará a la historia como uno de los mejores', dice Teodosic, tan enamorado del baloncesto de su excompañero como de Maja Ognjenovic, su novia, una esbelta jugadora serbia de voleibol.

En este Europeo ha brotado la veta más colectiva de Teodosic, que también le caracteriza. Promedia 11,5puntos por partido, pero no está entre los que más tiros de campo ejecutan y es el segundo mejor asistente del campeonato (6,7).