Público
Público

"No puedes estar siempre de diez"

Eusebio resta trascendencia al bajón azulgrana. El Barça le 'fichó' tras un año como colchonero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de cinco años en el banquillo del Barça, a Frank Rijkaard los rizos se le poblaron de canas. A Pep Guardiola, tras siete meses de gobierno del vestuario azulgrana, se le adivina una incipiente alopecia en la coronilla.

Hace unos meses, en las horas previas al Barça-Madrid, el técnico de Santpedor coincidió con el que fuera su compañero de equipo, Eusebio Sacristán, en las instalaciones del Camp Nou. Entre complicidades, Guardiola le espetó: '¿Cómo pudisteis aguantar esto durante cinco temporadas, Use?'. El que fuera ayudante de Rijkaard no encontró respuesta. Ni los cigarrillos ni la cola light a los que estaba enganchado el preparador holandés le evitaron las canas y las ojeras.

'Hablamos sobre la intensidad, sobre cómo se vive todo aquí, en su puesto. Yo lo veía más por Frank que por mí que, como segundo, no cargaba con esa presión', cuenta Eusebio.

Como futbolista, el pucelano, que espera una buena oferta deportiva para sentarse de nuevo en un banquillo, compartió vestuario con los dos técnicos que esta noche se enfrentan en el Vicente Calderón. Y es que Eusebio llegó al Barcelona procedente del Atlético de Madrid donde sólo pasó una temporada.

Por entonces, Abel defendía la meta del Calderón. 'Como jugador ya mostraba una gran personalidad', confirma el de La Seca sobre el ahora técnico colchonero. 'El de portero es un puesto que suele ocupar gente muy responsable, de un carácter especial', afirma.

'¿La presión? En los grandes clubes con máximas aspiraciones la exigencia es grande pero es lo que queremos todos. Abel ha tenido tiempo para formarse y ahora le llega el momento importante'. Eusebio recuerda cómo era el técnico del Atlético como jugador: 'Le gustaban las cosas bien hechas, el trabajo y la responsabilidad, que es lo que debe querer ahora de sus equipos'.

'¿Guardiola? Sabía de sus condiciones. Lo que me ha sorprendido es la efectividad inmediata de su trabajo: ha conseguido resultados desde el primer momento', apunta Eusebio sobre su compañero en el Dream Team. 'Este Barça me encanta', sentencia.

'También ahora. El pequeño bajón es lógico, no puedes estar siempre a nivel de 10: la mente y el cuerpo obligan a una pequeña rectificación que servirá para que se llenen de energía psicológica y física de cara al momento clave', avisa quien provocó la falta que Koeman convertiría en el gol de Wembley.