Público
Público

"Si no vas fuerte con Rooney, rebotas"

Cuéllar, el 'villano' malmirado por mojar las tostadas en el café

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jueves por la tarde, Cuéllar (Madrid, 1981) ya estaba en el autobús del Aston Villa escuchando flamenco. Iba camino de Londres, donde hoy, su equipo, con él como jefe de la defensa, disputa la final de la Carling Cup (Copa de la Liga) ante el Manchester United. 'Nos han tenido que sacar de Birmingham para que estemos tranquilos.

La ciudad está encendida y hay mucha expectación', relata. El Aston Villa fue uno de esos casos curiosos de los años ochenta, junto al del Nottingham Forest, de auge y declive meteóricos. En plena hegemonía del fútbol inglés en la Copa de Europa, los villanos levantaron la orejuda en 1982 al derrotar al Bayern. Al poco, conoció el descenso. Por entonces, en la megafonía de Villa Park reventaba la metralla de los Black Sabbath, originarios de Birmigham, cuna del heavy metal.

'No se ve mucha estética heavy por la ciudad', se ríe Cuéllar. Ahora, Nicky Evans, finalista de X-Factor, el OT británico, ha compuesto una canción con motivo de la final de hoy. 'El club lleva tiempo sin ganar un título y la hinchada está enfervorizada', dice el central. En Wembley, a Cuéllar, le espera, crecido, Rooney, que está en su mejor año. Le preocupa su físico de estibador 'Engaña mucho. Drogba y él son los más duros en el choque. Cuando Drogba protege el balón o te carga sientes su musculatura. Rooney engaña porque es muy bajito, pero si no vas con todo, puedes salir rebotado'.

El Aston Villa juega la final de la Carling hoy ante el United (16.00 horas , C+)

Ese ir con todo es el que bautiza y consagra a los grandes centrales de la Premier. La mística dice que si a un central no le han tenido que reparar la dentadura es que no cumple bien. 'No me han saltado ningún diente, pero tuve un bautizo bueno. El año pasado me abrieron dos veces la cabeza. Con el tiempo aprendes a protegerte con el cuerpo, a medir mejor los tiempos del salto y, por supuesto, a ir con todo como ellos, porque si no, te matan', cuenta entre risas el también ex jugador del Rangers, Osasuna, Numancia, Calahorra y Santa Ana.

'De mis tiempos en el fútbol modesto me queda el saber de dónde vengo', cuenta orgulloso. 'Desde entonces, tener que buscarme la vida, como en Escocia e Inglaterra, con otro idioma, me ayudó a crecer. Te vale para ser más contundente en el campo y para tener claros cuáles son tus objetivos'.

'No me han saltado ningún diente, pero me abrieron dos veces la cabeza'

Todavía recuerda Cuéllar su primer desayuno en las Islas: 'Me sorprendió que desayunaran los beans, pero lo que más recuerdo fue la cara de asco con la que me miraban cuando mojé las tostadas en el café. Me decían que si estaba loco'. Tres años después de su llegada al fútbol británico, si Scholes no se lo impide, 'es muy listo y muy peligroso en las llegadas', puede levantar su primer título en Inglaterra; con el Rangers conquistó la Copa escocesa y la Copa de la Liga. La misma, que, en versión inglesa, peleará en Wembley: 'Aquí no es como en España, que desapareció. Cada copa se valora mucho, y más esta, que sólo la juegan los equipos de la Premier, no es como la FA Cup, donde entran clubes de todas las divisiones'.