Público
Público

Se va el que no es Zidane

Pedro León acepta al fin huir del Madrid y de Mourinho y vuelve cedido al Getafe, que lo fichará en 2012 a cambio de seis millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pedro León, 24 años, volverá a cambiar de equipo por quinto año seguido. Vuelve, cedido por el Madrid, al Getafe, que se ha comprometido a comprarlo el próximo año por seis millones de euros. Pero esta vez no estará Míchel, el único técnico capaz de entenderlo.

Antes de llegar al Getafe la temporada 2009-10, León ya arrastraba fama de futbolista peligroso para los entrenadores. Mendilibar se refirió a él como 'un mendrugo' en el Valladolid. Antes, había reñido con Alcaraz en el Murcia, a pesar del ascenso a Primera. Se marchó al Levante, donde no necesitó que el año terminase para sentirse a disgusto. 'Quiero salir ya', declaró.'No quiero volver a Valencia'.

Pedro León, en realidad, es un caso extraño. Él mismo se define como 'un hombre tranquilo al que para que salte deben hacer mucho daño'. Hay datos que lo favorecen: nunca ha sido expulsado. Hijo de guardia civil, sabe que necesita 'echar raíces en algún sitio'. De hecho, su ejemplo en el fútbol es Marcos, aquel lateral izquierdo que duró 15 años en el Valladolid (1995-2010). Quizá por eso le envidia tanto, pues él sólo ha encontrado esa paz en el Getafe 2009-10. Allí se portó como un héroe y apenas tuvo roce con Míchel, el entrenador. Vivía entre unos compañeros que, como reconoció Mané, le consideraban 'a la altura de Maradona'. Pero apareció el Madrid y Pedro León se arriesgó a conocer a un nuevo entrenador.

La aventura empezó maravillosamente en la pretemporada de EEUU. Pero se rompió en octubre cuando Mourinho juzgó que le desobedeció ante el Levante. No le importó que ese día fuese el futbolista más peligroso. Después, el técnico se enteró de que Pedro León iba diciendo que al miércoles siguiente, 'sería titular ante el Auxerre'. Tanta confianza en sí mismo no le ayudó. La sentencia llegó rápido. Fue la visita del futbolista a casa de Míchel. Buscaba consuelo. Mourinho no se creyó que fuese a felicitarle por su santo y ya no le admitió ni entre los suplentes. 'Habláis de Pedro León como si fuese Zidane o Maradona', reprochó a los periodistas. Y después les dijo lo que ya le había dicho Mendilibar. 'Si trabajase como a mí me gusta sería más fácil que jugase', replicó.

El desafío se convirtió en una tortura que Pedro León denunció ante la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles). Pero no existió nadie capaz de ayudarle. Quizá por eso ya no le han seducido ofertas más impactantes (Liverpool, Valencia) y más lógicas para su edad. Ni siquiera Míchel entendía este verano que el jugador volviese al Coliseum. 'Aunque en el fútbol a veces suceden cosas extrañas'. Y como nadie insistió tanto por él como Ángel Torres, el presidente del Getafe, León regresará al pasado, al único club que fue capaz de entenderle.

Pedro León no fue el único descarte que logró colocar ayer el Madrid. Gago se fue cedido al Roma, que se guarda una opción de compra por 7 millones. Y Drenthe, del que Madrid se desprende gratis, fichó por el Everton. Lass se queda.