Publicado: 19.01.2016 08:55 |Actualizado: 19.01.2016 08:55

La 'norma Zidane' puede acabar provocando una sanción para su ayudante y amigo Bettoni

El pasado verano se modificó la normativa a raíz de la polémica surgida cuando Zidane ejerció de entrenador del Castilla sin la titulación requerida. Ahora primero y segundo entrenador deben tener el título máximo de UEFA. Sin embargo, Bettoni ejerce de facto como segundo sin titulación pese a que el Madrid dice que es el encargado de material. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Zidane conversa con Bettoni en el encuentro de Liga entre el Real Madrid y el Sporting de Gijón. /EFE

Zidane conversa con Bettoni en el encuentro de Liga entre el Real Madrid y el Sporting de Gijón. /EFE

MADRID.- Lo que son las cosas y las casualidades de la vida. David Bettoni, amigo personal íntimo de Zinedine Zidane y su ayudante actualmente en el primer equipo del Real Madrid como antes lo fue en el Castilla, podría ser sancionado por una norma recientemente modificada a causa del técnico francés del equipo madridista. Es decir, la norma “Zidane” del Código Disciplinario podría castigar a su mejor amigo en España.

El 15 de julio del 2015 ya contamos en exclusiva aquí en PÚBLICO un cambio normativo importantísimo realizado en el fútbol español como consecuencia de Zinedine Zidane. Todo parte cuando la temporada pasada 2014-2015 el francés Zidane se hizo cargo del filial madridista, Real Madrid Castilla. “Zizou”, entonces inmerso en el curso de Formación de entrenadores de la Federación Francesa de Fútbol, carecía de la titulación necesaria, el conocido como UEFA PRO o nivel 3, para poder ejercer como primer entrenador en España.



El CENAFE denunció a Zidane ante el Comité Técnico de Entrenadores de la RFEF pero el TAD perdonó al ahora primer entrenador del Madrid en noviembre de 2014

Así pues, el club madridista puso entonces como primer entrenador del filial madridista a Santiago Sánchez, que si poseía el citado título, dejando oficialmente a Zidane como segundo donde no cometía ninguna ilegalidad dado que si tenía el nivel 2 de UEFA exigido para este cargo. 

Semanas después de arrancar la liga surge la polémica. Miguel Galán, Director de Escuelas del CENAFE (Centro Nacional de Entrenadores de Fütbol) denunciaba ante la Federación que Zidane, pese a tener licencia de segundo en el filial, era quien estaba ejerciendo de primer entrenador. Fue tal la repercusión, que el propio Comité Técnico de Entrenadores denunció también esta situación ante el Juez Único de Competición de Segunda B, Francisco Rubio. Denuncia que propició la apertura de un expediente y la imposición el 27 de octubre del 2014 de una sanción de inhabilitación contra Zidane privándole de entrenar durante tres meses por entender que había incumplido el artículo 104 punto 2 del Código Disciplinario de la RFEF. Sanción que fue ratificada por el Comité de Apelación.

El caso acabó llegando al TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), la última instancia de la justicia deportiva en nuestro país que primero concedió la cautelar por entender que podría ocasionar una perjuicio irreparable a Zidane y posteriormente, concretamente el 21 de noviembre del 2014, dejó sin efecto la sanción.

Desde esta misma temporada, tanto el primero como segundo entrenador de cualquier equipo de Primera, Segunda y Segunda B deben tener ambos el Diploma Profesional de Entrenador o Licencia UEFA PRO

Dada esta situación y para evitar nuevos episodios de esta costumbre tan vieja como el fútbol mismo, el pasado verano la RFEF decidió modificar el famoso artículo 159 del Reglamento relativo a la “Contratación de Entrenadores”. Desde esta misma temporada, tanto el primero como segundo entrenador de cualquier equipo de Primera, Segunda y Segunda B deben tener ambos el Diploma Profesional de Entrenador o Licencia UEFA PRO. Y no como sucedía antes donde el segundo entrenador si podía tener el Diploma Avanzado o Licencia UEFA o incluso el Diploma básico para poder ejercer sus funciones.

Bettoni tiene la Licencia UEFA pero carece todavía de la PRO

El pasado 5 de enero, con motivo del nombramiento de Zidane como primer entrenador del Real Madrid, ya os contamos que el nuevo y flamante entrenador del conjunto blanco había hecho valer la condición de tener a David Bettoni a su lado. Los dos son inseparables desde que se conocieran en su etapa como jugadores en el Cannes. Bettoni fue una de las peticiones personales de Zidane a Florentino Pérez cuando el francés pasó a formar parte de la dirección técnica del club. Incorporado al Real Madrid en agosto del 2013, primeró realizó una labor de ojeador dentro del club. Una vez que Zidane se sentó en el filial madridista, este exfutbolista se convirtió en la mano derecha dentro del vestuario de “Zizou”. Algo que continúa haciendo ahora en el primer equipo del Real Madrid.

El gran problema, al igual que sucedió con Zidane la temporada pasada, es que Bettoni carece de la titulación necesaria para ser segundo entrenador, el UEFA PRO, y sólo tiene el segundo nivel o Diploma Avanzado. Hasta la temporada pasada si podría hacerlo pero desde la actual, y precisamente a raíz del caso Zidane, está prohibido. Por eso Bettoni está inscrito en la Federación Madrileña de fútbol como Ayudante de Material.

Bettoni estaría “ejerciendo” como segundo entrenador cuando es encargado de material

Todo surge a raíz de la denuncia días atrás del Mundo Deportivo que se hacen eco de un posible anomalía que pasaría porque Bettoni estuviera “ejerciendo” como segundo entrenador, cuando carece de título para ello y además está inscrito oficialmente como Ayudante de Material. Conviene saber que un banquillo de cualquier equipo lo pueden formar Primero y Segundo Entrenador, Médicos o ATS, Preparador físico y el citado ayudante de material.

La denuncia del Mundo Deportivo radicaría en que las funciones de Bettoni nada tienen que ver con las que finalmente realiza durante el encuentro donde está permanentemente saliendo del banquillo y dando instrucciones a los jugadores. Así lo hizo con motivo del debut del francés ante el Deportivo de la Coruña en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid ya emitió un comunicado el pasado viernes donde argumentaba que “David Bettoni no es el segundo entrenador del primer del equipo” sino que forma parte del “cuerpo técnico en calidad de ayudante del entrenador”.

El Comité Técnico de Entrenadores está recabando información

El Comité Técnico de Entrenadores desconocía toda esta polémica pero, una vez tuvo conocimiento de ello, ha decidido abrir un proceso informativo donde se está recabando toda la información al respecto. Además de lo aparecido en el citado Mundo Deportivo, también lo publicado en el AS e imágenes que se han emitido en distintas televisiones donde se ve a Bettoni muy activo fuera del banquillo. La intención también es hacer un seguimiento en los próximos partidos del Real Madrid. Seguimiento que empezó el pasado domingo con motivo del encuentro ante el Sporting de Gijon.

Esta misma semana está previsto que el Comité Técnico trate toda esta información con su asesoría jurídica para ver qué camino adoptar

Al margen de este seguimiento, esta misma semana está previsto que el Comité Técnico trate toda esta información con su asesoría jurídica para ver qué camino adoptar. Una opción pasaría por dejarlo estar si entienden que ha sido algo anecdótico, excepcional del primer partido y que Bettoni no ha vuelto a aparecer de esta forma tan llamativa fuera del banquillo. Pero otra podría ser denunciarlo ante el Comité de Competición por considerar que se está excediendo en sus funciones.

En este último caso, asistiríamos a un calco del procedimiento que se produjo la temporada pasada con Zidane. Una vez que el órgano disciplinario recibiera la denuncia del Comité Técnico, el siguiente paso sería la apertura de un expediente extraordinario para recabar más información al respecto. Expediente que se resuelve con una sanción por parte del Comité de Competición. Y ajustándonos a la normativa actual, Bettoni podría exponerse a la misma sanción que en su día se le impuso al ahora primer entrenador del Real Madrid. Es decir se expondría a un castigo entre cuatro y veinte partidos o de uno a seis meses, siempre que el órgano disciplinario entendiera que está ejerciendo unas funciones con un título que no corresponde al exigido.

Al igual que sucedió con Zidane, el Real Madrid podría recurrir ante el Comité de Apelación y, en última instancia, el Tribunal Administrativo del Deporte. Organismo que, considerando el precedente del propio Zinedine Zidane, podría perdonar a su ayudante. Quien sabe, pero ya resulta curioso que precisamente una norma modificada a raíz del ahora primer entrenador del Real Madrid pudiera sancionar a su amigo y fiel escudero.