Público
Público

Noruega se levanta

Dale Oen, el bracista de Bergen, logra el primer oro para su país en unos Mundiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El deporte tiene la capacidad de dar consuelo. Es una de sus grandezas. El pueblo noruego, azotado por la doble matanza de Oslo y Utoya, pudo alegrarse durante unos instantes, en los fugaces metros finales de los 100 braza. Alexander Dale Oen, 26 años, el nadador de Bergen, siempre fiable en las grandes ocasiones, hizo soñar a su país con la victoria durante 58 segundos. Y la logró. Es el primer oro de Noruega en la historia de los Mundiales de natación. Un oro que cubrió de emoción la piscina deShanghai.

Oen se enfrentaba una vez más al japonés Kitajima, cuádruple campeón olímpico y mito de la braza. Pero el noruego tenía una misión. La barbarie del viernes ha sumido en la depresión a su país, y eso pareció espolearle. Le dio una fuerza suplementaria. Por eso salió como nunca, se puso en cabeza desde el primer suspiro, tocó la pared de los 50 metros con mucha ventaja sobre sus rivales y en el último largo se dedicó a aumentarla todavía más. Ganó con 71 centésimas de diferencia (58.71 frente a 59.42 del italiano Scozzoli), todo un mundo en una prueba de 100 metros. Kitajima se hundió en la cuarta posición, a un segundo y medio del noruego.

Oen: 'Lo que ha pasado en mi país es terrible. La vida es más que nadar'

El noruego tocó la pared, celebró la victoria y rápidamente señaló la bandera que destacaba en su gorro negro. La ovación del público chino se multiplicó en la piscina.

'He pensado en los que están en casa cuando miraba la bandera y escuchaba el himno. Lo que ha pasado allí es terrible. Espero que al menos mi medalla les haya dado algo de confianza. Después de los campeonatos volveré allí para ayudar', declaró el noruego, que escuchó el himno desde el podio con gesto de tristeza.

A Dale Oen le preguntaron si se ve con posibilidades de ganar también los 50 y 200 braza. Pero la mente del noruego anda en otra parte. 'La vida es más que nadar. Lo que está pasando en casa pone todo en perspectiva', sentenció.

Wildeboer decepcionó con su eliminación en semifinales

El equipo español sumó otra mala jornada en los Mundiales. De los cinco nadadores que se tiraron al agua hoy por la mañana sólo una, ErikaVillaecija se clasificó para la final de hoy (12.00, TDP) en los 1.500 libres.

La gran decepción fueAschwin Wildeboer, bronce en los Mundiales de 2009, que cayó eliminado en semifinales de los 100 espalda con la duodécima mejor marca (54.03).

La decepción de Wildeboer se une a la de Mireia Belmonte, que el domingo quedó fuera de la final de 200 estilos. Castillo, técnico de la selección, declaró a Efe que no están preocupados por el estado de Mireia: 'La veo bien y lo mejor tiene que venir. Cuando empiezas bien siempre afecta positivamente y cuando no, cada uno se encierra en sí mismo e intenta mirar adelante, que es lo que tienes que hacer y es lo único que se puede hacer. Lo que no ha salido bien ya no se puede cambiar'.

La ironía, mezclada de amargura, llegaría después. Rafa Muñoz, castigado sin viajar a China, escribía en Twitter: 'Una pena... con la marca del Campeonato de Europa de verano, ahora seria 2 en un Campeonato Del Mundo.... y donde estoy? En el sofa!!! GRACIAS!'

¿Y Phelps? El estadounidense aún no ha tocado sus mejores especialidades mariposa y estilos, pero parece lejos de su mejor forma. Este lunes disputó las semifinales del 200 libre y el domingo, el relevo 4x100. Parece que le falta algo. O que sólo piensa en Londres.