Público
Público

Un novato por Nadal para la final de la Copa Davis

Sánchez Vicario convoca a Granollers y reafirma las posibilidades de España en la final. Una web argentina pide que se retrase la final hasta que Rafa esté recuperado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

“Pospongamos la final de la Copa Davis hasta que Rafa [Nadal] se recupere. Dos semanas. Un mes. Lo que sea necesario para que esté al 100%”. Por extraño que parezca, esta propuesta no ha salido de los labios de Emilio Sánchez Vicario; ni tampoco de los de Pedro Muñoz. Ni el capitán del equipo español de Copa Davis ni el presidente de la Federación Española osaron ayer, en la presentación del equipo que le disputará la final a Argentina el próximo 21 de noviembre, hacer semejante ruego. Aunque lo desearían.

La proposición la ha realizado Julián Baena, un simple aficionado argentino que, decepcionado por la ausencia del lesionado Rafael Nadal en la final, ha recurrido a Internet para intentar remediar lo que Sánchez Vicario tiene más que asumido ya. “Nos haría mucha ilusión que Rafa estuviera, pero me gustaría correr un telón y no hablar más de él porque no estará”, solicitó ayer el capitán del equipo español.

“Yo no me bajo: voy a pelear para ver la final que todos nos merecemos. Yo quiero ganarle a Nadal. Y, ojo, no es nada en contra de Nadal. Que me cae súper bien el chaval”, expone Julián Baena en www.quieroganarleanadal.com, la página que ha armado para recoger firmas que apoyen su causa. Ayer, al cierre de esta edición, más de 3.200 aficionados ya le habían dado su rúbrica.

La cuestión es que, en Mar del Plata (Argentina), sede de la sexta final de Copa Davis que disputará España, el cartel anunciará, junto a David Ferrer, Fernando Verdasco, Feliciano López y Santi Ventura, el nombre de Marcel Granollers. El tenista barcelonés, un desconocido para la mayoría, se estrena en la Davis sustituyendo al número uno mundial. Lo hace desde el número 51 del ranking mundial, con 22 años y un palmarés más bien escaso. “Marcel está muy contento y espero que aproveche esta oportunidad”, señaló Sánchez Vicario, antes de desgranar algunos de los motivos que le han llevado a seleccionar a Granollers, ganador este curso en Acapulco. “Marcel tiene posibilidades en esta superficie, ha madurado en los últimos tiempos y es bueno en el doble”, argumentó el capitán.

En el lugar del tenista barcelonés podría haber aparecido Tommy Robredo; o Juan Carlos Ferrero; o Nicolás Almagro, todos ellos mejor clasificados en el circuito profesional. Ante la caída definitiva de Nadal, Sánchez Vicario trató de reclutar a alguno de ellos. No tuvo suerte. Como él mismo reconoció ayer, el capitán del equipo español no había previsto un plan B y los llamados de urgencia no surtieron efecto. Al fin y al cabo, pocos confían en las posibilidades de España en esta final: Argentina no ha perdido ningún partido en casa.

Sánchez Vicario y Pedro Muñoz, sí; aunque sólo sea por obligación. “Parece que los argentinos celebran algo desde el lunes”, apuntó el presidente de la Federación; “yo no lo haría. Si somos solidarios, tenemos chance”. “Creemos en nosotros y en nuestras posibilidades”, le secundó el capitán, tras recurrir a una vieja táctica: etiquetar al rival con la condición de “máximo favorito”. “Los que van lo hacen con mucha ilusión, sin nada que demostrar y sin ningún tipo de presión porque los argentinos son los máximos favoritos: nosotros hemos perdido a nuestro número uno”, recordó una vez más el capitán.

Nadie mejor que Sánchez Vicario sabe de la dificultad de la empresa; no sólo por la ausencia de Nadal y por el pontencial de Argentina, que comparecerá con David Nalbandián y Juan Martín Del Potro como principales referentes. Ferrer, pretendido cabecilla del equipo y protagonista de la victoria ante Estados Unidos en semifinales, no atraviesa su mejor momento: ha descendido hasta el número 12 del ránking -llegó a ser el quinto- y sus últimas actuaciones han sido más bien decepcionantes.

“David ha perdido la confianza que le debería haber dado la victoria en Madrid (en semifinales de la Davis), pero está muy ilusionado y ésta es una oportunidad de arreglar el año. No tiene nada que perder”, apuntó Sánchez Vicario. “Y a Feliciano, los resultados de las últimas semanas le han hecho subir un nivel”, prosiguió el capitán. “Todos, también Verdasco, tienen posibilidades de jugar el individual”. “Éstos trenes pasan una vez en la vida; a ver si se suben a él y nos hacen disfrutar más de lo que esperamos”, concluyó Sánchez Vicario. “Esta eliminatoria puede hacer grandes a jugadores muy buenos”, añadió Pedro Muñoz.