Público
Público

El número uno se atasca en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luke Donald se llevó un buen susto ayer en el hoyo 18. El número 1 del mundo debutó ayer de forma titubeante en el Madrid Masters de golf que se disputa en Alcalá de Henares hasta el domingo. Donald, en contraste con su compañero de partido Álvaro Quirós, se había quedado muy corto en el de salida del tee. No le importó porque el inglés repite de forma incansable que ya no se obsesiona con ganar metros en el juego largo. Pero en el segundo golpe apareció el golf en estado puro. Quirós se metió en el banker y Donald vio cómo su bola, golpeada con un hierro 3, chocaba el pequeño muro de piedra que delimitaba el lago del 18 y se hundía en el agua.

El juego del número 1 se apoya en su fiabilidad con el putt. Es muy seguro en el juego corto y es ahí donde se fragua su diferencia con el resto. Pero ayer estuvo impreciso con los hierros en los golpes de aproximación a green y eso le costó caro. Donald terminó la jornada en el puesto decimoquinto.

Fernández-Castaño, con siete bajo par, completó una gran vuelta

'El approach del hoyo 18 era más largo de lo que había calculado y el golpe con el hierro 3 no fue suficiente', señaló Donald, quien ha encontrado muy difícil el campo de El Encín. 'Los greens son muy ondulados y eso complica mucho las cosas'. Luke no quedó insatisfecho con su rendimiento y cree que aún tiene opciones de renovar el título que ganó el año pasado en Madrid y embolsarse los 166.000 euros del primer premio.

Fernández-Castaño fue el mejor de los españoles. El madrileño, que estuvo apartado de los campos a comienzos de año por una hernia discal, completó una gran vuelta y se situó segundo, empatado con el australiano Rumford y el italiano Gagli. Castaño entregó una tarjeta con -7 en una jornada en la que, de los 120 participantes, 70 jugadores terminaron por debajo del par del campo. La cifra vino a desmontar el mito de que el campo alcalaíno es de gran dificultad.

'Si lo mantienen así, se harán birdies', señaló José María Olazabal, 'pero si lo quieren dificultar, ya saben lo que tiene que hacer: regar menos los greens, segarlos y esconder las banderas', comentó el próximo capitán de la Ryder Cup, que se estrenó con dos bajo par. El inglés Russ McGowan es el líder provisional del torneo tras finalizar su primera salida al campo con ocho golpes bajo par.