Público
Público

La obra de Tito Vilanova en el Barça

En apenas tres meses, ha hecho olvidar a Guardiola con la continuación y renovación de un estilo que ha hecho a este Barça el mejor de los últimos 4 años a estas alturas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se afanó y esforzó en su presentación, hace menos de seis meses por dar una imagen de normalidad, como su predecesor, nada de grandilocuencia. Es algo que no va con él.

Tito Vilanova dejó claro en su masiva puesta en escena ante los medios a mediados de junio la dificultad del reto que tenía por delante: igualar al menos y perpetuar la majestuosa obra que dejó Guardiola durante sus cuatro años al frente del Barcelona.

'Va a ser muy difícil', respondió escueto, fiel a su estilo moderado, cauto y humilde. En efecto, el desafío era mayúsculo, no sólo por los títulos, el palmarés en cuatro años, sino por el juego, el estilo que hizo al Barça una marca, reconocible y reconocida en todo el mundo.

Y en sólo cinco meses -tres y medio de competición-, Tito ha conseguido algo en lo que poca gente confiaba: que nadie se acuerde a estas alturas de Guardiola. Ha hecho posible algo que era muy difícil: no sólo ha mantenido el modelo y el estilo sino que lo ha mejorado y lo ha renovado. 

La fórmula ha sido la introdución de algunas variantes para hacer de este Barça, su Barça, toda una máquina. La principal es que este año los azulgranas se han destapado con un juego muy directo y vertical en algunos partidos y en muchas fases de otros. Esto, que apenas se había visto en la etapa de Guardiola, facilita superar defensas tan complicadas como las que se suelen encontrar los culés y, por tanto, la consecución de más goles.

El último partido ante el Athletic de Bilbao el pasado sábado en el Camp Nou fue un ejemplo abosluto de ello. Con 19 tiros, 10 de ellos a puerta y apenas un 55% de posesión de balón, los azulgranas pasaron por encima de los de Bielsa (5-1) en una demostración de pases, recuperación de balones, las clásicas paredes y balones interiores y mucho más.

Lleva más puntos (40) y goles a favor (48) que en las cuatro campañas anteriores con Guardiola

Es la principal novedad del Barcelona de Tito. Si bien, todavía puede apreciarse el estilo de toque y posesión de siempre en la mayoría de partidos, los azulgranas siempre pueden recurrir a un fútbol más directo para resolver partidos que se ponen cuesta arriba. También ha habido choques en los que han estado menos enchufados y han solucionado la papeleta como un vendaval en apenas 15 o 20 minutos, como ocurrió en Getafe (1-4) o más recientemente ante el Levante (0-4). Una pegada espectacular solo comparable a la del Real Madrid de los últimos años. 

En ello también ha tenido que ver la recuperación para la causa de Cesc. Tras su titubeante inicio de temporada, Tito ha sabido rescatar su mejor versión. El de Arenys ha jugado todos los partidos de Liga menos uno como titular, ha marcado siete goles en todas las competiciones y ha dado 23 asistencias, lo que le ha convertido en figura clave en este Barça de Tito.

Todo ha hecho posible que este equipo sea mejor que el de Guardiola en todos sus años a estas alturas de temporada. Lleva más puntos (40) y goles a favor (48) que en las cuatro campañas anteriores. Tantos que va camino de superar incluso al Real Madrid de la temporada pasada que batió todos los récords de puntos y goles en Liga. Sólo lleva un tanto menos a estas alturas -decimocuarta jornada-, pero cuenta con tres puntos más (40 por 37 de los blancos).

Tan goleador es este equipo que sólo los defensas llevan el 25% de los tantos (12). Dos de ellos fueron precisamente ante el Athletic: Piqué y Adriano.

Lo único que hay en el debe de este Barça son los goles en contra. Le han marcado más tantos (16) que cuando Guardiola dirigía al equipo en todas sus temporadas. En ello, por supuesto, tiene que ver el fútbol más directo que despliegan este año. Aunque es cierto que, desde la recuperación de la mayoría de la retaguardia titular, los tantos en contra se han reducido considerablemente hasta los dos en los últimos tres partidos de Liga.

En sólo tres meses, y con la Liga muy bien encaminada, Tito ya ha logrado dos hitos: conseguir el mejor arranque de la historia de la Liga, superando al Real Madrid de Antic, y un 'once' sólo de jugadores de la cantera ante el Levante. Y hay un tercero muy cerca al que han ayudado todos: que Messi sea el mayor goleador de la historia en un año natural, superando el récord de Müller. Ya nadie se acuerda de Pep.