Público
Público

A octavos sin brillo

El Barça hizo lo justo, justísimo, para continuar adelante en la Copa del Rey. Lo consiguió con una victoria por la mínima (1-0), que se hizo mucho de rogar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Barça hizo lo justo, justísimo, para continuar adelante en la Copa del Rey. Lo consiguió con una victoria por la mínima (1-0), que se hizo mucho de rogar. Cierto es que el empate a cero también clasificaba a los azulgrana, pero Messi marcó en el minuto 85, tras el rechace de un penalti lanzado por el propio argentino que blocó Caballero. El guardameta no pudo culminar de forma redonda su buena actuación en el Camp Nou. De hecho, el Benidorm dejó una muy buena imagen en su visita al feudo azulgrana e inquietó al Barça hasta los últimos minutos del encuentro.

Dani Guillén, exjugador del Real Madrid Castilla, disfrutó ayer como un niño con zapatos nuevos; poco se podía imaginar el lateral izquierdo del Benidorm que anoche tendría enfrente al que para muchos es el mejor jugador del mundo: Leo Messi.

Luismi Loro repitió experiencia y, como en Les Folletes, encaró cuanto pudo, que no fue mucho, a un internacional brasileño: Dani Alves. Como Chupe, que lidió en el cuerpo a cuerpo con un campeón de Europa: Carles Puyol.

Y es que Pep Guardiola, un día después de ver como el Real Unión de Irún cortaba las barbas al Madrid, no quiso que las propias pasaran del remojo.

A pesar de jugar contra un Segunda B y con el marcador a favor del partido de ida (0-1), el técnico azulgrana hizo equilibrios: colocó de inicio en el césped a Messi, Alves y Puyol; aprovechó para dar minutos a Keita, Gudjohnsen y Hleb, que han estado un tiempo lesionados; dejó a Xavi y Etoo en el banquillo y a Valdés, Touré, Henry, Márquez y Piqué, en la grada.


Con Keita, Sergio y Gudjohnsen en medio campo, el Barça perdió toque en medio campo. De hecho, durante el primer tiempo, el portero del Benidorm fue el protagonista sobrio, sin estridencias, del encuentro. Cierto es que el Barça no atacó con demasiado peligro su portería, pero Caballero aguantó a Messi y Bojan cuando procedía, y les salió también cuando tocaba.

El de Linyola dispuso de un par de ocasiones tras sendas asistencia de Messi que, más tarde perdió una buena oportunidad para abrir el marcador, mérito, en parte, del buen hacer del guardameta de los alicantinos.

Ruano quiso firmar el gol de la jornada con un chut desde el área propia que pilló adelantado a Pinto. Al portero azulgrana no le quedó otra que enviar el balón a córner. Antes, Castell había avisado con un lanzamiento de falta.

Al inicio del segundo tiempo Chupe desperdició una ocasión de oro para el Benidorm. Y llegaron los mejores minutos de Messi que dejó muestra de su calidad y también de su gusto por el regate. Hasta el abuso.

Al final decidió un penalti que casi convierte en héroe a Caballero. Lo chutó Messi, lo blocó el portero, que no controló el rechace.