Público
Público

Odriozola rechaza dimitir porque se considera una "víctima"

El presidente de la Federación de Atletismo asegura que "lo de Marta Domínguez ha sido el mayor disgusto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras cuatro días de silencio, José María Odriozola, presidente de la Federación Española de Atletismo (RFEA), ha comparecido ante los medios de comunicación como 'víctima' de los implicados en la red de dopaje destapada en la Operación Galgo.

Odriozola dice sentirse 'engañado' y ha desmentido que la Federación tuviera conocimiento de los hechos que investiga la jueza. Por tanto, ha descartado con rotundidad que vaya a dimitir porque 'no tengo que arrepentirme de nada, sería de cobardes abandonar el barco'.

Odriozola ha admitido que esta operación ha sido 'el mayor disgusto en veintitantos años de presidente y en muchos más años de atleta y en otros cometidos'.

'Me considero una víctima del tema. Creo que he cumplido mis obligaciones de presidente y no podía imaginar que algunas personas faltaran a mi confianza', ha asegurado Odriozola, quien ha recordado que siempre ha luchado contra el dopaje e incluso ha polemizado públicamente con personas implicadas en esta operación, como el doctor Eufemiano Fuentes.

Con respecto a Fuentes, ha afirmado que rompió su contrato con la Federación en 1989 cuando llegó a la presidencia. 'Pasó al ciclismo y no volví a saber nada de él hasta que apareció en la Operación Puerto. Me retó a pegarme con él en un ring. Yo no sabía que seguía todavía en contacto con el atletismo'.

'Desconocíamos que Eufemiano fuera el médico personal de Marta Domínguez', ha señalado Odriozola, que ha sentenciado sobre el doctor que 'lo peor de él es que estaba tan escondido que no podía ni presumir'.

Con respecto a Marta Domínguez ha admitido que para él ha sido 'el mayor disgusto porque era algo que no me podía imaginar'. Con respecto a algún tipo de sanción, ha preferido esperar a la sentencia de la jueza que lleva el caso pero ha advertido que si se llegara a confirmar que Domínguez se hubiera dopado, se le retirarían todos sus títulos nacionales de forma retrospectiva.

Odriozola ha recordado la lucha contra el dopaje que está llevando a cabo la Federación de Atletismo y él mismo. Odriozola ha afirmado que 'en 1987, siendo vicepresidente de la Federación, pasé un papel en el Mundial de Roma a los atletas para que se pasasen controles fuera de la competición. Ese papel lo firmaron la mayoría salvo un pequeño grupo que entrenaba Manuel Pascua'.

'Somos la federación, tras la de ciclismo y la de fútbol, que hacemos más controles al año (más de 1000). Cuando se controla mucho es probable que el dopaje aparezca, si se controla poco es más difícil que aparezca', ha aseverado. Y ha desmentido en el que reciente Europeo de cross haya habido un aumento de controles: 'En Albufeira ha habido 80 controles de sangre, de ellos 8 fueron atletas españoles. No ha habido ningún tipo de distinción'.

Por ello, Odriozola se ha mostrado como el más firme defensor de la lucha contra el dopaje porque 'debemos cuidar por la limpieza de nuestro deporte y si luego interviene la Guardia Civil con estas operaciones, me parece perfecto'.

Odriozola, además, ha revelado que según sus informaciones, la Operación Galgo se inició a raíz de una denuncia que una persona interpuso en un juzgado. Por eso, al presidente de la Federación de Atletismo le hace gracia 'todos los videntes que salen ahora asegurando que esto ya se sabía desde hacía tiempo'. 'A mí nunca ha venido ningún atleta o periodista ha decirme nada', ha concluido.